Público
Público

4.000 canales por 15 euros

La policía detiene a 27 integrantes de una red que pirateaba "televisiones de pago"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Fútbol sin fin, películas de estreno a todas horas, las últimas series de televisión... La oferta era irresistible. Más de 4.000 canales de televisiones de pago de toda Europa por sólo 15 euros al mes. Sin embargo, tenía un pero: era ilegal. La Brigada de Investigación Tecnológica (BIT) de la Policía ha desmantelado en las últimas semanas en España una amplia red internacional de pirateo de TV con la detención de 27 expertos informáticos en 13 provincias, y la imputación de 77 de sus clientes.

La trama, según detalló ayer la policía, empleaba una novedosa técnica denominada cardsharing que le permitía redistribuir la señal de los canales a través de internet.

La investigación se inició hace ahora un año en Lucena (Córdoba), después de que un operador de televisión de pago denunciase las actividades supuestamente fraudulentas de uno de sus abonados. Las pesquisas permitieron descubrir que este formaba parte de una amplia red de 57 servidores de toda Europa 25 de ellos en España que estaban interconectados entre sí y que tenían ya cerca de 5.000 clientes en el continente y el norte de África.

Cada uno de los piratas aportaba a la red la señal de televisión digital de la plataforma a la que estaba abonado legalmente. Luego, cada uno de ellos distribuía su señal y la de los otros 56 servidores a su propia cartera de clientes. El pirata de Córdoba que dio inicio a la investigación tenía 150 usuarios comunidades de vecinos, bares y particulares, en su mayor parte repartidos por toda España.

Los ahora detenidos se ponían periódicamente de acuerdo a través de chats en internet para repartirse a qué cadenas debía abonarse cada uno para no duplicar gastos. Luego, a través de los foros privados de tres páginas webs que administraban algunos de los arrestados, ofrecían sus servicios a los potenciales clientes.

Quienes aceptaban su oferta debían permitir a los piratas acceder de modo remoto a sus ordenadores para que éstos les configurasen su sistema informático de modo que pudieran ver los canales. Luego, estos pagaban la cuota mensual por transferencia o giro bancario.