Publicado: 16.10.2011 11:00 |Actualizado: 16.10.2011 11:00

"El 15-M es un nuevo concepto de ciudadanía"

Miembros de Juventud Sin Futuro, Democracia Real Ya y Acampada Sol debaten sobre los logros del movimiento que contribuyeron a crear

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Son jóvenes, seguros de sí mismos y quieren cambiar el mundo. Pablo Padilla y Rita Maestre, de Juventud sin Futuro; Pablo Gómez, de Acampada Sol; y Jon Aguirre Such,de Democracia Real Ya se encuentran en la Puerta del Sol exactamente cinco meses después de aquel 15 de mayo que lo cambió todo. Ellos estaban allí y contribuyeron desde el comienzo a que la criatura del 15-M creciera hasta lo que es hoy: un movimiento que aspira a nutrirse desde los barrios, pero también a coordinar protestas que, como la de ayer, recorran el mundo.

Sus ganas y su optimismo no han menguado. Están orgullosos de lo sucedido, pero también tratan de hacer autocrítica. "El movimiento ha crecido exponencialmente, hemos hecho historia", resume Jon. Todos piensan que ha habido también un salto cualitativo. "Ha bajado a los barrios, se ha organizado desde abajo y su expresión pertenece más a todas las personas. La gente lo siente como algo suyo y se siente parte de las convocatorias", explica Rita. Para Pablo Gómez, que formó parte del primer grupo de personas que acampó en Sol, la internacionalización es clave y dota de fortaleza al 15-M.

"Volvemos a ser seres políticos", dice Pablo Padilla, de Juventud Sin Futuro

"Ha marcado un antes y un después, es importante que destaquemos nuestras victorias", dice Rita. ¿Y cuáles son esas victorias? Todos coinciden: las acciones para parar desahucios, introducir temas en la agenda política, como la dación en pago, la apertura de expedientes a varios policías que reprimieron con dureza a los manifestantes durante la Jornada Mundial de la Juventud o la fuerza que cobra ahora la marea verde contra los recortes en educación. Pero, sobre todo, "haber despertado una conciencia crítica" en buena parte de la sociedad. "Volvemos a ser seres políticos, parecía que la política era votar cada cuatro años y eso ya no es así. El 15-M no son las acampadas ni las manifestaciones, es una nueva concepción de la vida política y de ser ciudadanos", opinan los dos miembros de Juventud Sin Futuro.

Las elecciones generales del 20 de noviembre están en el horizonte. "Creo que está campaña electoral va a ser más interesante que otras", señala Pablo Gómez. Jon puntualiza: "Seremos la ciudadanía la que la haga más interesante". Para Pablo Padilla, el PP y el PSOE son "un único partido con dos caras, una un poco menos amable". "Mucha gente tiene claro que, si gana el PP, la cosa se va a poner más dura y la reacción va a ser mayor", continúa en la misma línea Pablo Gómez.

Pablo Gómez: "Mucha gente piensa que, si gana el PP, la reacción va a ser mayor"

Los comicios son uno de los retos que el 15-M tiene por delante, aunque no el único ni necesariamente el más importante. "El invierno es un peligro, somos un movimiento muy de calle y tenemos que ver, por ejemplo, dónde vamos a reunirnos", explica Gómez. La internacionalización también es compleja. Rita Maestre considera que las circunstancias locales hacen que la situación en cada país sea muy diferente. "El movimiento debe seguir consolidándose y articulándose y llegar a sitios a los que hasta ahora no ha llegado, como los centros de trabajo", subraya.

En cualquier caso, todos tienen claro que el 15-M ha venido para quedarse. "Se está creando un agente político nuevo y ese proceso es lento, sobre todo en un movimiento que es tan heterogéneo y que, por supuesto, comete errores", asegura Jon. Los cuatro se despiden en la Puerta del Sol hasta unas horas después, cuando la indignación les vuelve a sacar a las calles.