Público
Público

Entre 700 y 1.200 personas siguen evacuadas por un incendio en Ibiza

Debido a la importancia del incendio se ha requerido el apoyo de efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Entre 700 y 1.200 personas han pasado la noche fuera de sus viviendas después de haber sido evacuadas de la urbanización de Roca Llisa por la proximidad de las llamas en el incendio forestal declarado, a última hora de la tarde de ayer, en Cala Llonga, en el municipio ibicenco de Santa Eulària del Riu.

Debido a la importancia del incendio, los medios aéreos trabajan en la zona desde primera hora de la mañana con el apoyo de efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) que llegaron a la isla de madrugada, alrededor de las 02.00 horas. En concreto, se han incorporado a la extinción del incendio 16 militares del batallón número 3 de Betera (Valencia) y dos helicópteros.

Además, permanecen en estado de alerta otros 50 efectivos de la UME del citado batallón y otros tantos del número 4 con base en Zaragoza.

El viento ha dificultado las labores de extinción del incendio

El fuego se inició pasadas las 20:00 horas del domingo en un terreno de pinar ubicado en la carretera de Cala Llonga a la playa de Sol d'en Serra.

Desde el primer momento, dos brigadas del Instituto Balear de la Naturaleza (Ibanat) comenzaron a trabajar contra las llamas en una situación meteorológica poco propicia. El fuerte viento que soplaba en la zona y la falta de luz al hacerse de noche, dificultaron los trabajos de los medios aéreos de extinción.

Poco después, debido a la proximidad del fuego a la zona residencial de Roca Llisa se decidió el desalojo de gran parte de la urbanización, según fuentes del Ayuntamiento.

Según el propio Ayuntamiento de la zona, esta madrugada todavía se desconocía con exactitud el número de viviendas afectadas o la superficie quemada, aunque si que no hay constancia de la existencia 'de ningún herido, ni entre los vecinos de la zona ni entre los efectivos que participan en la extinción'.

De los evacuados, la mayoría ha pasado la noche en casa de conocidos o familiares y únicamente un grupo de 19 personas ha pernoctado en el Pabellón Municipal de Deportes, habilitado para tal fin por el Ayuntamiento y la Conselleria de Administraciones Públicas.