Público
Público

El Acuerdo de Gernika pretende reunirse con los presos de ETA

Los firmantes piden a Instituciones Penitenciarias que se involucre a los etarras en prisión en un proceso de paz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

ETA cumplió la primera exigencia del Acuerdo de Gernika y declaró un alto el fuego en enero. Ahora, sus firmantes entre ellos miembros de Bildu, LAB y otras organizaciones sociales vascas urgen al Gobierno a dar el principal paso que le reclamaron en el manifiesto que hicieron público hace un año con el objetivo de conseguir 'un escenario de paz y soluciones democráticas' para Euskadi.

Exigen al Ejecutivo 'el cese de la política penitenciaria' que se aplica a los presos de ETA para que estos puedan participar activamente en el proceso de paz. En concreto, quieren que los firmantes del acuerdo se puedan comunicar con interlocutores designados por el colectivo de presos de la organización terrorista para tratar sobre ese proceso.

La delegación que se trasladó a Madrid no pudo reunirse con Mercedes Gallizo

Los miembros de la citada plataforma afirman que las instituciones españolas y francesas no les han permitido mantener esos encuentros. Por eso, una representación de esos firmantes se desplazó ayer hasta Madrid en una visita relámpago con el objetivo de reunirse con la secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo.

En rueda de prensa, explicaron que llevan meses solicitando un encuentro con Gallizo para exponerle sus planteamientos y que esta se ha negado a recibirles. Ayer se presentaron en la sede madrileña de Instituciones Penitenciarias y tampoco consiguieron hablar con ella. Fuentes de la Secretaría aseguraron a este diario que no habían recibido ninguna petición por parte de los firmantes del Acuerdo de Gernika para concertar una cita con su máxima responsable.

Apuntaron, además, que los cuatro representantes que finalmente accedieron al interior del edificio y que entregaron una carta para Gallizo entre ellos el portavoz de Alternatiba, Oskar Matute tampoco pidieron un encuentro en ese momento.

Exigen al Ejecutivo que la dispersión finalice 'sin contrapartidas'

En la misiva, los promotores del Acuerdo de Gernika consideran 'completamente contraproducente' la política que está aplicando el Ejecutivo 'de cara a facilitar una resolución democrática' en Euskadi al 'entorpecer' la relación del colectivo de presos 'con el resto de agentes' que impulsan el proceso de normalización política.

Acusaron, además, al director de Coordinación Territorial y Medio Abierto de Prisiones, Virgilio Valero, de firmar una circular detallando una serie de medidas 'destinadas a obstaculizar cualquier participación de dicho colectivo en el nuevo escenario abierto en Euskal Herria'. Entre otras, citaron registros y cambios de celda 'constantes', control 'férreo' de las comunicaciones o recuentos nocturnos.

Los firmantes del Acuerdo de Gernika exigieron a Gallizo que su política 'pase de una fase represiva a una resolutiva'. Juzgaron 'totalmente necesario' que el Gobierno aplique 'sin exigencia, condición y contrapartida alguna' una serie de medidas que, en su opinión, deben concluir con la 'ausencia total de presos y exiliados políticos'. Piden que se asegure el fin de la dispersión o la derogación de la doctrina Parot, que prolonga la reclusión de las personas que ya debían haber sido liberadas.

La delegación que viajo a Madrid estaba integrada por Oskar Matute, el histórico miembro de la izquierda abertzale Tasio Erkizia, el dirigente de EA Maiorga Ramírez o la secretaria general de Gazte Abertzaleak juventudes de EA, Maider Karrere.

En su comparecencia ante los medios de comunicación eludieron pronunciarse sobre asuntos al margen del Acuerdo de Gernika. La anécdota la protagonizó el presentador del acto y miembro de LAB, Jabi Gernika, que en un descuido se refirió a Gallizo como 'Merche', lo que provocó las risas de los asistentes.