Público
Público

Uno de los agresores de Blanquerna, entre el puñado de ultras concentrados en Barcelona

La plataforma 'España en marcha' congrega a 500 personas y reclama el uso de la fuerza contra el independentismo. En la concentración quemaron una se

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cerca de 500 ultraderechistas se han concentrado esta mañana en la Plaza de Sant Jordi de Barcelona para reivindicar la 'españolidad' de Catalunya y la 'unidad nacional' con motivo de la celebración del Día de la Hispanidad. Los manifestantes, rodeados por un fuerte cordón de seguridad organizado por los antidisturbios de los Mossos d'Esquadra, han exhibido abundante simbología fascista y banderas preconstitucionales y se han dedicado a lanzar consignas contra la clase política, en especial contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat, Artur Mas, además de increpar a los medios de comunicación que cubrían la concentración con gritos de 'terroristas' y 'A la prensa, juicio y castigo'. Entre los asistentes, según el Periódico de Catalunya, se encontraba uno de los autores del asalto a la Librería Blanquerna en Madrid.

La marcha convocada por la plataforma de extrema derecha La España en Marcha, que aglutina diversas organizaciones de ultraderecha como Falange, Nudo Patriota Español, Alianza Nacional, Movimiento Católico Español y Democracia Nacional, concentró inicialmente un centenar de personas en la Plaza de España, tras una pancarta con el lema: 'Siempre unionistas. España. Juventud. Revolución'. A este grupo se unieron cerca del mediodía, un numeroso grupo de activistas llegados en autocar desde distintos puntos de España y que fueron escoltados por la policía catalana hasta el lugar fijado para la concentración tras la prohibición de la marcha inicialmente prevista por la extrema derecha. La Conselleria de Interior limitó finalmente la marcha ultra a un recorrido entre la Plaza Espanya y Montjuic, después de las condenas a esta convocatoria por parte del Ajuntament de Barcelona.

Los ultraderechistas, la mayoría jóvenes y con presencia del local Casal Tramuntana más los habituales nostálgicos del franquismo, han reclamado la ilegalización de Convergència i Unió y Esquerra Republicana al grito de: 'Separatistas terroristas' y el uso de la fuerza y la violencia para frenar las aspiraciones independentistas con consignas como 'Esta es nuestra tierra y hay que defenderla'.

Durante la marcha desde la Plaza España hasta la Plaza Sant Jordi, en Montjuic, fuertemente vigilada por un dispositivo policial con más de una treintena de furgones de los Mossos d'Esquadra, los participantes han usado numerosos botes de humo de color amarillo y rojo para formar la bandera española, además de quemar una bandera catalana. La convocatoria ultraderechista ha finalizado poco después de la una del mediodía con la lectura de un manifiesto por la 'unidad de la patria' en el que han acusado a los 'constitucionalistas' de realizar 'numerosas concesiones a los separatistas' que ha desembocado en la situación actual, además de pedir el 'encarcelamiento' de Artur Mas y, en la práctica, de todo el Parlament de Catalunya. Además, en los discursos realizados por representantes de las organizaciones convocantes, el portavoz de la Falange ha avisado que 'llegaremos hasta donde la defensa de la patria lo requiera'.

Mientras la marcha fascista recorría el trayecto hacia Montjuic, unos trescientos antifascistas se han reunido en la Plaza de Sants para protestar contra la concentración ultraderechista con motivo del 12 de octubre. Los antifascistas, entre los que se encontraba el diputado de la CUP, David Fernàndez, han colgado también una pancarta en la calle de Sants con el lema '12-O. Frenemos el fascismo. Junt@s contra el fascismo'.

Concentración antifascista

Al tiempo, unas 300 personas se han manifestado este sábado contra el fascismo en la plaza de Sants de Barcelona, el lugar desde el que la plataforma ultra 'La España en Marcha' quería iniciar su manifestación con motivo del 12 de octubre, una marcha que Interior limitó a un recorrido entre plaza Espanya y plaza Sant Jordi.

Tras un desayuno festivo para mostrar el rechazo a este tipo de manifestaciones ultras, 300 antifascistas han cortado la calle de Sants exhibiendo una pancarta con el lema 'Fascismo, ni en Sants ni en ninguna parte'.

Los activistas -entre los que estaba el diputado de la CUP en el Parlament David Fernández- han colgado también una pancarta con el lema '12-O. Frenemos el fascismo. Juntas contra el fascismo'.

Un miembro de la Assamblea de Barri de Sants, Ferran Aguiló, ha declarado que los vecinos se movilizaron al saber que los ultras iban a estar en sus calles, y 23 entidades se reunieron con el Distrito: 'Planteamos que debían optar entre proteger a los ciudadanos del barrio o garantizar el derecho a manifestarse de un grupo de neonazis'.

'Hemos ganado la batalla legal', ha añadido después de que el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) confirmara el viernes la prohibición de la Consellería de Interior de que la manifestación ultra transcurriera por Sants, desestimando el recurso contencioso especial presentado por Democracia Nacional contra la decisión del Govern.