Público
Público

Ana Botella niega que Aznar quiera volver a la primera línea política

La delegada de Medio Ambiente de Madrid despliega su ideario públicamente en una entrevista en 'Vanity Fair'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, augura, en una entrevista concedida a la revista Vanity Fair que cuando el presidente del PP, Mariano Rajoy, 'acceda a la Presidencia (del Gobierno), subirán su valoración y confianza'.

Así, Botella defiende que el líder de los conservadores es 'una de las personas con mayor experiencia' política del país, tras su paso por responsabilidades a todos los niveles. 'Tiene una gran experiencia política y la transformará en una acción de gobierno que le hará subir en confianza', pronostica.

Aunque elude comparar a Rajoy con el ex presidente José María Aznar, la concejala sí hace un parangón entre 'las cotas de prosperdad' que el país conseguirá si el PP gana las próximas elecciones generales que, a su juicio, serán como 'las que trajo (el Partido Popular) en 1996'.

Con respecto a su marido y a las polémicas declaraciones sobre asuntos diversos que le han llevado de nuevo a las portadas de los periódicos, Botella defiende que al ex presidente se le malintepreta 'en la vida pública en algunos casos'.

Entre las frases del ex presidente que más polémica levantaron en su momento se cuenta la relativa a su posición sobre el cambio climático, cuando afirmó que es 'científicamente cuestionable'. 'Quien creó el Ministerio de Medio Ambiente fue mi marido, y quien creó la primea oficina sobre el cambio climático fue él. (Pero) los fundamentalismos son brutales, y el fundamentalismo climático es una desgracia. A mí nadie me va a impedir dudar sobre cualquier cosa', lo defiende Botella.

Además, la responsable del Medio Ambiente madrileño también asegura que su marido 'siempre ha dicho que estará donde el presidente de su partido le pida que esté, como un militante disciplinado que es', y niega que tenga intención de volver a la primera línea política. 'Ahora piensa que la solución de España pasa por el Partido Popular y por Mariano Rajoy', afirma la edil.

A renglón seguido, Botella se deshace en elogios hacia su marido, de quien dice que es, 'sin duda, el gran amor' de su vida. 'Es la persona viva a la que más admiro; no hay amor sin admiración', apostilla a renglón seguido.

Además, Botella se lanza a opinar sobre otros dirigentes internaionales, como el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, de quien dice que es una persona 'muy curiosa'. 'Evidentemente hay miles de cosas que hace con las que no estoy de acuerdo, aunque no todas serán ciertas y haya bastante leyenda urbana, pero está claro que lo han votado y lo votan muchísimos italianos. Así que esto con quien hay que hablarlo es con ellos. Yo no sé definir el fenómeno', confiesa.

También califica al Papa Juan Pablo II como 'el gran Papa de la historia reciente' así como 'una persona tremendamente importante en los acontecimientos políticos' y 'fundamental en la caída del Comunismo'.

Sin embargo, niega que esta admiración por el anterior Papa se derive de su pertenencia a ninguna orden religiosa. 'Jamás he pertenecido ni pertenezco ni pertenecerá a los Legionarios de Cristo. Soy creyente, pero nunca me he considerado cercana a esas órdenes. También se ha dicho que soy del Opus... ¡Jamás, nunca!', asegura.

No obstante, sus posiciones morales y políticas son claramente conservadoras, como ha quedado claro con respecto a asuntos como la Ley del Matrimonio Homosexual. De hecho, conocidísimas son sus declaraciones sobre uniones imposibles entre 'peras y manzanas', que le han granjeado acusaciones de homofobia que a ella no le 'afectan porque además es mentira', según dice, añadiendo que tiene 'muchísimos amigos gays, como todo el mundo'.

La Ley del Aborto es otro de los asuntos con los que más crítica ha sido la concejala desde su debate parlamentario. 'No estoy en absoluto de acuerdo con la Ley del Aborto, esa ley me parece una desgracia, igual que haber fomentado todo lo que divide a los españoles, como la Ley de Memoria Histórica. El jefe de la tribu tiene la misión de unir', opina.