Publicado: 29.01.2016 10:55 |Actualizado: 29.01.2016 17:52

La juez pide a la cárcel detalles sobre el suicidio del asesino de Eva Blanco

Hasta el 16 de diciembre el recluso estuvo bajo el protocolo contra suicidios, que se levantó tras tener en cuenta los informes de psicólogos y psiquiatras.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:
El presunto autor del asesinato de Eva Blanco, Ahmed Chelh. EFE

El presunto autor del asesinato de Eva Blanco, Ahmed Chelh. EFE

MADRID.- La titular del Juzgado de Instrucción nº 4 de Torrejón de Ardoz ha solicitado a la cárcel de Alcalá Meco un informe detallado de las circunstancias del fallecimiento de Ahmed Chelh, el presunto asesino en 1997 de la joven de Algete (Madrid) Eva Blanco, que ha aparecido ahorcado en su celda este viernes.

Según informa el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, la magistrada Marta Gala pide también a la cárcel que le dé cuenta del cumplimiento del protocolo de prevención de suicidios, cuya aplicación acordó este mismo juzgado en el auto de prisión provisional de Ahmed del 9 de octubre de 2015.



Fuentes penitenciarias han informado a Efe que el interno ha sido encontrado a la hora de la apertura de las celdas ahorcado con los cordones de sus zapatillas en la celda. Las mismas fuentes han precisado que hasta el 16 de diciembre el recluso estaba bajo el protocolo contra suicidios, pero se le levantó después de tener en cuenta los informes de psicólogos y psiquiatras.

Ahmed estuvo hasta el pasado 8 de enero en una celda en compañía de un interno "de confianza" de la dirección del centro con el objetivo de impedir que pueda autolesionarse. A partir de esa fecha, en virtud del pronóstico de los psiquiatras y psicólogos, se consideró que se le podía dejar solo, como él había pedido y había pasado los controles a los que le sometieron los profesionales de la prisión.

Precisamente este viernes el juzgado había dado traslado a las partes a primera hora de la mañana, como tenía previsto, el auto de transformación de las diligencias previas en sumario y el auto de procesamiento del encausado, con lo que el juzgado ponía fin a la instrucción de un caso que comenzó hace dieciocho años, el 20 de abril de 1997.

Por otra parte, el juzgado de Instrucción nº6 de Alcalá de Henares ha procedido este viernes al levantamiento del cadáver y es quien iniciará las pesquisas para esclarecer las circunstancias que han rodeado la muerte del interno, único investigado por la detención ilegal, asesinato y agresión sexual de Eva Blanco. El sábado se procederá a la autopsia del cadáver de Ahmed.

Tras conocer el suceso, la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, ha recordado que el interno ya había tenido algún intento de suicidio anterior, "pero los psicólogos lo habían examinado y habían dicho que podía estar en la celda donde estaba".

Se había integrado en la cárcel y no adoptó comportamientos extraños

Ahmed Chelh se había integrado bien en la cárcel y no adoptó comportamientos extraños en las últimas semanas que denotaran que podía suicidarse, según han indicado funcionarios del propio centro.

Así, el preso hacía una vida normal de interno en el Módulo de Ingresos, el más tranquilo de la prisión de Alcalá Meco, en el que se encontraba desde principios del pasado mes de octubre, tras ser detenido en Francia.

El presunto asesino cumplía los horarios del centro sin quejarse, no tenía conflictos, mantenía buenas relaciones con los otros internos y se había integrado bien, según las mismas fuentes.

"La Administración ha actuado correctamente porque el preso había evolucionado bien. Además, levantar ese protocolo es complicado sin no reúne las condiciones. Al final, si alguien se quiere suicidar, lo consigue tarde o temprano", ha indicado el portavoz nacional de CSIF Prisiones, José Manuel Couso.

Único imputado por el asesinato de Eva Blanco

Ahmed Chelb, ciudadano español de origen marroquí y que salió de España en 1999, fue detenido el pasado 1 de octubre por la Guardia Civil y la Gendarmería Nacional francesa en la localidad de Pierrefontaine Les Varans (Francia).

El cadáver de Eva Blanco, que murió cuando tenía 16 años, apareció en una cuneta de un paraje denominado Las Pesqueras, junto a una rotonda de la madrileña carretera de Cobeña, con evidentes signos de violencia.

Durante estos dieciocho años, se iniciaron más de cien líneas de investigación, hasta que finalmente se redujeron a un entorno de personas muy concreto que permitieron centrarse en el presunto autor.

Para ello fue clave el trabajo en genética forense sobre estudios de ADN efectuados por el Instituto de Ciencias Forenses de la Facultad de Medicina de la Universidad de Santiago de Compostela y del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil. 

El que era hasta el momento único imputado por la muerte de la joven en el año 1997, declaró el pasado 15 de enero ante la magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Torrejón de Ardoz a petición del letrado del acusado, después de que se negase a hacerlo en sede judicial cuando fue puesto a disposición de la juez por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tras su detención en Francia.

En el curso de una hora, se ratificó en la declaración que prestó ante el fiscal francés y en presencia de su abogado y mantuvo que dos personas le obligaron a subir a un coche donde mantenían retenida a Eva Blanco.

Estos desconocidos le obligaron a punta de navaja a eyacular sobre la joven, si bien, en ningún caso, hubo penetración por su parte. A la pregunta de por qué entonces se encontraron restos biológicos suyos en el interior de Eva, el imputado no supo dar una respuesta.

La instrucción, después de que la jueza, tras aceptar la comparecencia de declaración del acusado y rechazar la solicitud de varias testificales, estaba a la espera de su conclusión en transformación a sumario. Ahora, probablemente, la causa será archivada.