Público
Público

Una asociación impulsa otra vez la búsqueda de Lorca

La ARMH propondrá a la Junta de Andalucía catas en cinco parajes para ver si hay restos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El paradero de los restos mortales de Federico García Lorca sigue envuelto en un misterio. La búsqueda fallida realizada en el paraje de Fuente Grande de Alfacar (Granada) a finales del pasado año abrió infinidad de interrogantes y resucitó todo tipo de teorías y fábulas sobre la muerte del poeta. La excavación concluyó con un resultado desalentador: allí no había ni un hueso. Los trabajos se habían desarrollado en un lugar en el que nunca hubo enterramientos. Pero ese era el enclave al que apuntaban la mayoría de los testimonios y el que habían dado por bueno investigadores como Agustín Penón e Ian Gibson, que dieron crédito al relato de Manuel Castilla Blanco, el supuesto enterrador de Lorca, conocido como Manolillo el comunista.

Aquella exhumación sin éxito supuso un revés colectivo y una frustración para los familiares del maestro Dióscoro Galindo y de los banderilleros anarquistas Francisco Galadí y Joaquín Arcollas, fusilados con Lorca en la madrugada del 18 de agosto de 1936. El resultado de la excavación cayó como un jarro de agua tras años de espera. 'Mi abuelo ya es un desaparecido', llegó a decir entonces Francisco Galadí Marín, nieto del banderillero anarquista Galadí.

El paradero de su cadáver sigue envuelto en el misterio

A partir de ahora, hay que plantear la búsqueda de otra manera. Las familias de las víctimas fusiladas con el poeta no han vuelto a pedir que se prosiga la búsqueda tras aquel fracaso. Sin embargo, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Granada (ARMH) ha decidido solicitar nuevas exhumaciones en el lugar, según manifestó a Público el historiador Rafael Gil Bracero, vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Granada.

La Junta de Andalucía no actúa de oficio, sino a petición de familiares o por iniciativa de terceros. De ahí que la ARMH tenga la intención de proponer nuevos sondeos en lugares cercanos al paraje de Fuente Grande. Se trata de localizaciones incluidas en el Mapa de Fosas de la provincia Granada, un documento que fue coordinado por Maribel Brenes y el propio Gil Bracero. 'Se intervino en una zona de las posibles, donde había mayor evidencia testimonial y bibliográfica', explica el vicepresidente de la asociación. 'No fue un fracaso, sino un avance en la investigación histórica', afirma Gil Bracero. Él, al contrario de lo que sostienen otros investigadores, considera que los resultados de la excavación, al menos, 'descartan un enclave'. 'La cuestión prosigue el vicepresidente de la asociación está ahora en cómo proteger esos lugares y cómo iniciar de nuevo la búsqueda'.

La asociación propone lugares señalados en el Mapa de Fosas

La Junta de Andalucía prepara ahora un decreto para proteger, como un lugar de memoria, la zona que va desde los pozos de Víznar hasta Alfacar, donde, según los historiadores, puede haber enterrados hasta 3.000 fusilados en la época posterior al golpe del 18 de julio de 1936. Como dijo Penón, el primer investigador que trató de desenterrar el secreto de la muerte de Lorca, lo que sucedió allí fue el preludio del campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz. 'En Granada, hace falta demostrar ya que no se ha destruido el osario; hace falta decir si allí hubo un preludio de Auschwitz', recalca Gil Bracero.

De los errores, desde luego, se aprende. La ARMH de Granada trabaja en un protocolo de intervención arqueológica para realizar catas y acreditar si hay restos en el lugar antes de plantearse una excavación. En principio, la asociación tiene la intención de proponer la realización de catas en cinco lugares cercanos a Fuente Grande, donde supuestamente se sitúan fosas: la cañada del Colmenar, El Caracolar, Las Pepinas, los Pozos de Víznar y el cementerio de Víznar.

El Mapa de Fosas de Granada localiza enterramientos en esos parajes que se encuentran próximos a la zona del monolito de Fuente Nueva, donde los investigadores mantuvieron durante décadas que se encontraba la sepultura de Lorca. La búsqueda fallida del pasado año alimentó otras teorías sobre el lugar en el que podía estar enterrado el poeta y los que fueron asesinados con él, como el paraje del Caracolar (una zona que señaló en su momento la ARMH, o el barranco de Víznar (Los Pozos). Alguna apunta, incluso, que los restos de Lorca fueron exhumados y enterrados en el Valle de los Caídos.

El cortijo de Gazpacho
No descarta el Caracolar
La última teoría sobre el paradero de los restos del poeta la plantea el periodista Gabriel Pozo, autor del libro ‘Lorca, el último paseo’. Según su tesis, “Lorca fue fusilado y enterrado en el lugar que siempre dijeron los falangistas, en la parte oeste del campo de instrucción, frente a los olivos y al cortijo de Gazpacho”. Pozo, sin embargo, no descarta que pudiera estar en el Caracolar, “a unos 80 metros” de esa zona.

Coordenadas exactas
Croquis para Molina Fajardo
Tres falangistas y un policía anotaron “coordenadas exactas y un croquis”. “Los falangistas siempre insistieron en que el cadáver de Federico está donde lo fusilaron y así se lo dijeron al subjefe de Falange, Eduardo Molina Fajardo”, precisa Pozo.