Publicado: 27.07.2016 17:24 |Actualizado: 27.07.2016 17:27

La Audiencia de Málaga condena
al exasesor de Urbanismo de Marbella a dieciocho meses por malversación 

Juan Antonio Roca lleva más de diez años en prisión, pero además deberá indemnizar al Ayuntamiento de Marbella por el desvío de fondos para la construcción de una desalinizadora. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
El exasesor urbanístico de Marbella, Juan Antonio Roca, en una imagen de archivo. EFE

El exasesor urbanístico de Marbella, Juan Antonio Roca, en una imagen de archivo. EFE

MADRID.- El cerebro del caso Malaya, Juan Antonio Roca, ha sido condenado por la Audiencia de Málaga a dieciocho meses de prisión por un delito de malversación de caudales públicos continuado por el desvío de dinero en la construcción de la planta desalinizadora de Marbella.

Roca, que lleva en prisión del 29 de marzo de 2006, deberá indemnizar además al Ayuntamiento de Marbella en 10.708.000 euros por la cantidad que esta corporación abonó a la entidad Topoca Trust Reg Vazuz por la expropiación de sus terrenos.

Además, ha sido condenado a un total de 12 años de inhabilitación absoluta por los delitos de malversación de caudales públicos y de prevaricación administrativa, y deberá indemnizar a la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol en las cantidades que se vea obligada a abonar por la expropiación de terrenos ocupados.

En la pena por el delito de malversación de caudales públicos, relativa al desvío de 150 millones pagados por la empresa Decosol a Planeamiento 2000 y la extracción de estas cantidades que hizo suyas Roca, el tribunal aplica la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas.

En la sentencia se señala que la Mancomunidad decidió en 1995 la construcción de una planta desalinizadora de agua del mar para suministrar agua potable a los municipios que la integraban, para lo que fue contratada la empresa privada Decosol.



Para que se pudieran llevar a cabo las obras de construcción, se hacía necesaria la expropiación de los terrenos en los que se iba a instalar la planta, que el Ayuntamiento de Marbella encargó a la entidad Planeamiento 2000, regentada por Juan Antonio Roca.

El abono de los justiprecios correspondía a Decosol, que abonó 150 millones de pesetas en dos cheques bancarios a Planeamiento 2000, pero "pese a haber recibido el dinero anticipado, no se tramitaron los expedientes de expropiación ni se abonó justiprecio alguno", salvo en un caso.

"Los terrenos sí fueron ocupados por el Ayuntamiento y no consta a día de hoy si se han pagado por la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol o el Ayuntamiento de Marbella el justiprecio de los terrenos ocupados", según consta en la resolución.

Durante el juicio, Roca declaró que "obedeció" al entonces alcalde de Marbella, Jesús Gil, y a su mano derecha, el jefe de la asesoría jurídica municipal, José Luis Sierra, y negó haberse quedado con dinero de las obras.