Público
Público

Un Ayuntamiento contrata detectives para descubrir quién no recoge la caca de su perro

Los agentes privados graban y fotografian a los infractores e informan de donde viven a la corporación canaria de Agüimes. La sanción por no limpiar de las deposiciones oscila entre 30 y 3.001 euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ayuntamiento de Agüimes (Gran Canaria), de casi 30.000 habitantes, ha recurrido a detectives privados para descubrir la identidad de los vecinos y foráneos que no cumplen con el deber cívico de recoger la caca de sus perros en la vía pública. Los agentes graban y fotografían a los infractores, e informan a la Corporación de dónde viven, para que les lleguen las multas que oscilan entre 30 y 3.001 euros.

El municipio ha contratado a dos detectives durante varios periodos del año para poder sancionar a los propietarios de perros que, en un acto insolidario, dejan los excrementos de sus animales en las vías públicas y parques infantiles del municipio.

La concejal de Limpieza de Agüimes, Juana Martel, ha reconocido a que esta medida del Consistorio se acompaña con campañas de concienciación y la colocación de bolsas para la recogida de las cacas de los perros, tanto en una avenida principal como en el casco histórico y otras zonas del municipio.

'Mucha gente las utiliza, pero también son muchas las que no las usan. Por eso seguimos repartiendo casa a casa octavillas para pedir la colaboración de los vecinos e informar de las ordenanzas municipales que tienen que cumplir los propietarios de perros, como la necesidad del microchip, del censo, la correa ... y, también, las sanciones que conllevan las infracciones', ha destacado.

Martel ha reconocido que las quejas de los vecinos por la presencia de excrementos de perros no decrecen y que, por ese motivo, el Ayuntamiento ha tenido que contratar a detectives para reforzar su trabajo.

La edil ha informado de que los investigadores privados son contratados por el Consistorio 'cada equis tiempo', en campañas de 15 días o un mes durante los tres últimos años y que, la última vez que actuaron, quince personas fueron multadas bien por tener los perros sueltos o dejar los excrementos en la vía pública.

'Las sanciones oscilan entre los 30 y 3.001 euros, una cuantía que se eleva según sea la falta y las condiciones en las que se encuentra el animal cuando el veterinario inspecciona al dueño del perro y detecta infracciones a la normativa, como la ausencia de bozal en la calle, si se tratara de una raza peligrosa', ha destacado.

La edil de Limpieza ha explicado que los detectives pasan al ayuntamiento sus investigaciones con apoyo de grabaciones y fotografías e información de dónde viven esas personas -'algunas no son del municipio y sólo vienen aquí a pasear a su perro'- o el coche en el que llegaron.