Público
Público

Aznar visita Melilla un día después de que lo hiciera González Pons

El presidente de FAES se entrevistará con el presidente de la ciudad autónoma para "apoyar a los melillenses"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Éramos pocos y... José María Aznar, presidente de FAES, ha llegado a Melilla para entrevistarse con el presidente de la ciudad autónoma, Juan José Imbroda. Después de la visita de Pons a la ciudad fronteriza para utilizarla como ariete contra el Gobierno, poniendo 'máxima tensión' al ambiente, el ex presidente viaja con la loable intención de apoyar a los melillenses y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, según FAES.

El presidente de honor del PP, ha llegado en torno a las once de la mañana y se ha desplazado directamente a la frontera de Beni-Enzar, donde ha permanecido unos minutos departiendo con policías y miembros de la Guardia Civil. Tras esto, se ha desplazado al centro de la ciudad, donde ha desayunado de manera informal con Imbroda, también presidente del PP regional. 

Aznar ha estado acompañado por su hijo Alonso y por el diputado del PP por Melilla, Antonio Gutiérrez. Mientras se dirigía al Palacio de la Asamblea, donde será recibido de forma oficial por Imbroda para entrevistarse en su despacho, el presidente de FAES ha estado rodeado por una quincena de personas entre acompañantes y personal de seguridad. 

Al término de la entrevista realizará declaraciones y almorzará con el presidente Imbroda. A primera hora de la tarde, Aznar tenía previsto visitar la rehabilitación de las murallas históricas de la ciudad.

Aznar llega a Melilla después de que lo hiciera el enviado de Rajoy, Esteban González Pons, quien también se vio con Imbroda para después hacer un recorrido por el perímetro de la frontera. 

Tras esto, Pons exigió al Gobierno que recupere la 'zona de nadie' en la frontera con Marruecos para evitar lo que calificó como un 'conflicto grave'. A su vez, el vicesecretario de comunicación del PP reclamó al Ejecutivo marroquí que ponga 'orden en su lado'.

Pons llegó a calificar la situación en la frontera como de 'máxima tensión' y a advertir que es 'muy fácil' que se produzca un 'conflicto'.