Publicado: 13.01.2012 18:08 |Actualizado: 13.01.2012 18:08

Barberá dice que un bolso de Vuitton es un "regalo habitual"

La alcaldesa sigue sin aclarar si recibió dádivas de la ‘Gürtel’

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En un vistazo a la página web de la marca, se puede comprobar que la mayoría de bolsos de Louis Vuitton cuestan entre 500 y 1.500 euros. La tienda ofrece también modelos que descienden hasta los 100 ó 200 euros y algunos que superan los 3.000. Para la mayoría de los ciudadanos, estos precios son los de un producto de lujo. Pero para la alcaldesa de Valencia y referente del PP regional, Rita Barberá, son "un regalo habitual".

Así contestó la primera edil a un periodista que le preguntó si consideraba que este tipo de complementos son dádivas habituales. En la mente de todos los presentes estaba la grabación emitida en el juicio al exjefe de filas e íntimo amigo de Barberá, Francisco Camps, el pasado 11 de enero. En la sala se escuchó una grabación con la voz del cabecilla de la trama Gürtel en Valencia, Álvaro Pérez, El Bigotes: "Estoy aquí en Louis Vuitton (...). Llevamos cuatro años aquí regalando a la alcaldesa y este año no voy a dejar de regalarle algo. Luego no nos da nada. No sirve de nada, pero tampoco me jode [...] Le voy a comprar un bolso de la colección nueva", concluía Pérez.

La alcaldesa no negó haber recibido el bolso. Ante la insistencia de los periodistas sobre el asunto, primero optó por revestirlo de normalidad: "Yo regalo todos los años lo mismo: naranjas a los de fuera y libros a los de dentro", afirmó, según la agencia Efe. Después, utilizó la estrategia del "y tú más" con referencias a los escándalos del partido rival: hay obsequios, dijo, "más caros (...). A mí ni me han regalado un equipamiento deportivo, ni un ático, ni un ERE". Finalmente, pretendió extender la sospecha a toda la sociedad: "Todos los políticos y funcionarios de este país, en democracia o anteriormente, incluidos los medios de comunicación (...) han recibido regalos". Y zanjó: "Que se deje ya la hipocresía".

"Que se deje ya la hipocresía", se defiende Barberá

Si atendemos a los sumarios de los casos de presunta corrupción del PP valenciano, es comprensible que a Barberá le parezca hipócrita que se monte un escándalo por el regalo de un bolso de lujo. De las instrucciones judiciales en marcha se deduce que lo normal en su entorno era recibir presentes mucho más caros. El propio Camps está siendo juzgado por recibir en torno a 12.000 euros en trajes de los mismos empresarios -los de la trama Gürtel- que recibían adjudicaciones millonarias de la Generalitat que él presidía.

Ricardo Costa, exsecretario general del PP valenciano y procesado en el mismo caso, pidió a El Bigotes que le consiguiera "cien gramos de caviar", un reloj de lujo y un móvil último modelo. Entre los documentos incautados a la trama hay una lista con supuestos regalos a otros miembros del PP. En Alicante, la alcaldesa Sonia Castedo -compañera de Barberá en la bancada del PP de Les Corts- es investigada por recibir, presuntamente, un coche y viajes en yate del constructor más importante de la ciudad.

Las revelaciones de los últimos escándalos sugieren que la alcaldesa de Valencia no se quedaba atrás. A la grabación en la que El Bigotes afirmaba que estaba comprando un bolso para ella hay que sumar una carta publicada por Levante. En la misiva, Barberá agradece un obsequio a uno de los principales imputados en otro asunto de presunta corrupción, el caso Emarsa. Ella negó la "validez judicial" del documento por estar "fotocopiado".

Esta supuesta afición de la edil por los regalos caros podría costarle una investigación judicial. Así será si se admite a trámite una denuncia de Compromís ante la Fiscalía de Valencia. El grupo presentó un escrito en el que pide que se investigue la contabilidad de la tienda de Louis Vuitton en la ciudad para comprobar si Barberá pudo cometer un delito de cohecho.