Publicado: 24.05.2011 08:20 |Actualizado: 24.05.2011 08:20

Blanco apunta a un giro social a la derecha

La Ejecutiva del PSOE reconoce "una seria advertencia" para 2012

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"No es momento de lamentarse, sino de levantarse". Así resumió el vicesecretario general, José Blanco, las conclusiones del primer análisis poselectoral realizado ayer por la Ejecutiva del PSOE, aunque la inmediatez de la reunión hizo que el debate fuera bastante "desordenado", según reconocieron miembros de la dirección.

La Ejecutiva socialista encajó como "una seria advertencia" los resultados del domingo, aunque mantiene la esperanza de remontar en las elecciones generales, en la creencia de que la gran mayoría de "los ciudadanos que nos negaron su apoyo están deseando que les demos motivos para volver a confiar en nosotros", según dijo Blanco, que ayer volvió a ejercer de portavoz.

"¿Qué esperabais con cinco millones de parados?", se justifica Zapatero

La derrota fue reconocida por todos como inapelable, pero para la mayoría de la Ejecutiva es "un espejismo" pensar que el electorado ha castigado al PSOE "por no hacer política de izquierdas, pensando que hay otra posible". Como prueba en contra se puso sobre la mesa el retroceso en Madrid de Tomás Gómez, que hizo un discurso más a la izquierda que el de Zapatero, con propuestas como crear un impuesto específico para los bancos. El propio Zapatero alegó que devolver el dinero que te han prestado "no es optativo".

El presidente del Gobierno, como ya hizo en la noche del domingo, achacó la derrota al "malestar social" por la crisis, pero evitó reconocer que parte del castigo obedezca a la gestión que ha hecho de la crisis o a la pérdida de sintonía con los jóvenes, como se sugirió en algunas intervenciones, entre ellas la de Chacón. Zapatero rechazó hacer ahora un cambio de política económica con el argumento de que equivaldría a "hacernos una enmienda de totalidad".

El presidente rechaza hacerse "una enmienda a la totalidad"

Más que a un giro a la derecha de la política económica del Gobierno, el PSOE atribuye el varapalo a un giro de la sociedad española "hacia el centro derecha". Así, Blanco apuntó que se ha producido un trasvase de votos del PSOE hacia el PP, de modo que la derrota se habría registrado "en el centro". También concluyó que "el malestar ha sido más fuerte que nuestros argumentos".

"¿Qué esperabais con cinco millones de parados?", les dijo ayer Zapatero, que hace una semana ya se puso en lo peor y decidió comparecer en la noche electoral.