Público
Público

Cae en Barcelona un jefe de la mafia napolitana

Se trata del quinto capo de la Camorra detenido en España en los últimos meses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los Carabinieri y la Guarda Civil han detenido en Barcelona a Salvatore Zazo, el jefe de los Mazzarella, uno de los clanes de la Camorra napolitana. Zazo, de 52 años, estaba en la lista de los 100 criminales más buscados por la policía italiana desde noviembre de 2008. La detención se produjo el sábado en un locutorio cercano a la Sagrada Familia pero la policía no quiso informar hasta ayer del nuevo golpe a la Camorra.

En el momento de la detención, Zazo no ofreció ninguna resistencia como suele suceder en estos casos y presentó un documento falso para intentar burlar a los agentes. Pero no le sirvió de nada. La policía sabía perfectamente quien era Salvatore Zazo y a qué se dedicaba.

Según la policía italiana (la Guardia Civil no facilitó información), Zazo se encargaba de dar salida a la cocaína que llega a Nápoles procedente de Colombia. Está acusado de tráfico internacional de drogas y de ser miembro de una asociación para delinquir, es decir, de ser mafioso.

Zazo se suma de esta manera a la lista de capos ya detenidos en España. Hasta ahora los últimos eran Paolo Pesce apresado en Málaga y Marco Assegnati en Toledo. Estos dos, detenidos a mediados de diciembre, también eran jefes de la Camorra napolitana. Como también lo eran RaffaeleLaurenti y Mario Santafede, apresados en Barcelona el pasado septiembre. Estas detenciones demuestran que son ciertas las advertencias que desde hace tiempo lanzan las autoridades italianas: las mafias invierten mucho dinero fuera de Italia y dos de sus países favoritos son España y Alemania.

Según fuentes de la lucha antimafia, el crimen organizado italiano coloca mucho dinero en el sector inmobiliario español, así como en el de la restauración y en el turístico. Es una forma de blanqueo. Invirtiendo en el extranjero, además, la mafia logra burlar una ley italiana que permite al Estado quedarse con todas las propiedades de los detenidos. La intención es que no sigan dando beneficio al resto del clan. El objetivo de esta ley era ahogar económicamente a la mafia pero el crimen organizado ha encontrado una solución: invertir fuera.