Público
Público

Cae en Barcelona una red de tráfico de mujeres

Las hijas menores de la proxeneta detenida hacían de 'madame'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía Nacional desarticuló ayer en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) una red dedicada al tráfico internacional de mujeres en una operación que se saldó con 15 detenidos.

La cabecilla de la red era una mujer de origen bielorruso casada de forma fraudulenta con un proxeneta español, conocida como Victoria, que utilizaba a sus dos hijas menores, de 16 y 12 años, para que hicieran de aprendices de madame en el piso-prostíbulo de Vilanova donde residía. La red explotaba a las víctimas, incluida una menor, en distintos burdeles de Catalunya, el País Vasco y Madrid.

Las dos hijas de Victoria convivían con las prostitutas y, pese a que no eran forzadas a atender clientes, sí que hacían de recepcionistas y mostraban a los hombres las mujeres disponibles, según confirmaron fuentes de la Policía Nacional a este diario. Por esta razón, a Victoria y a su compañero sentimental se les imputa el cargo de presuntos autores de corrupción de menores.

La Direcció General d'Atenció a la Infància de la Generalitat de Catalunya ha asumido la guardia y custodia de las dos hijas. Durante la operación, que supuso el registro de diez burdeles, los agentes tuvieron conocimiento de que otra menor, de 17 años, había sido prostituida en Vitoria.

La Policía encontró una caja fuerte del proxenta encargado del local alavés con documentación, dinero y efectos personales que evidenciaban que la menor fue obligada a ejercer ilegalmente la prostitución.

A los 15detenidos en la operación, de los que seis ingresaron en prisión de forma provisional, se les acusa de asociación ilícita, favorecimiento de la inmigración ilegal y amenazas, y de delitos relativos a la prostitución, contra la salud pública y de corrupción de incapaces, pues una de las mujeres obligadas a prostituirse era una disminuida psíquica de 18 años.

La redada se llevó a cabo en diez burdeles el pasado noviembre, pero hasta ayer no fue divulgada para respetar los casi tres meses de secreto de sumario. En el transcurso de la operación se intervinieron 18.000 euros en metálico, otros 150 euros falsificados, un pasaporte y una cédula de identitad de Lituania falsos, 200 gramos de sustancias estupefacientes (cocaína, hachís y marihuana), seis ordenadores, veinte teléfonos móviles y documentación relacionada con las actividades delictivas.

La red de tráfico de mujeres tenía su centro en Vilanova i la Geltrú, adonde llegaban las víctimas, la mayoría de países del Este europeo, que habían sido captadas mediante engaño. Una vez en España, permanecían en los tres burdeles intervenidos en Vilanova o eran enviadas a los prostíbulos de la red en las localidades barcelonesas de Granollers, Calella, Sant Adrià de Besós, la tarraconense Salou, Madrid, Irún y Vitoria.

La Policía comenzó las pesquisas que desencadenaron la operación gracias a un aviso de Interpol-Bielorrusia después de que una mujer de ese país hubiera puesto una denuncia en la que afirmaba haber pasado ocho meses en Vilanova obligada a prostituirse.

La denunciante aseguraba haber sido engañada en Bielorrusia, haber sido trasladada a España con un pasaporte lituano falso Lituania pertenece a la UE y Bielorrusia, no y haber tenido que trabajar ocho meses hasta que pudo satisfacer la deuda de 7.000 euros que la organización mafiosa le reclamaba para recuperar su pasaporte y así poder regresar a Bielorrusia.