Público
Público

El cambio de estrategia de Interior

Un documento policial de diciembre apuesta por intensificar las investigaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Siete meses antes de que José Luis Rodríguez Zapatero anunciara en el último debate sobre el estado de la nación su clara apuesta contra la explotación sexual de las mujeres a través de los anuncios de prensa, el Ministerio del Interior ya había decidido cambiar su estrategia en la lucha contra la trata de blancas. Así se desprende de un documento interno de la policía de 11 folios de extensión y fechado el 15 de diciembre pasado al que ha tenido acceso Público y en el que se 'replantea' los instrumentos para luchar contra esta criminalidad.

El texto, elaborado por la Unidad Central de Planificación Estratégica y Coordinación de la Policía, marcaba como uno de los grandes objetivos a alcanzar para 2011 elevar en un 8% el número de detenidos por su relación con estas redes delictivas. Además, señala la necesidad de 'duplicar' las investigaciones sobre las tramas patrimoniales ligadas a estas bandas.

De hecho, durante la operación Afrodita, que el pasado 19 de julio desmanteló una de las mayores redes que operaba en Madrid, con 350 chicas explotadas, la policía ha conseguido intervenir una quincena de empresas que servían a los proxenetas para dar aspecto de legalidad a su actividad así como para blanquear los beneficios de la mafia, cercanos a los 700.000 euros al mes.

El documento también recoge la necesidad de modificar el trato que reciben las víctimas de estas redes, para lo cual apuesta por agilizar los trámites para regularizar la situación de aquellas inmigrantes que denuncien a sus explotadores. Para ello, Interior tiene intención de sacar antes de que acabe 2010 un 'folleto explicativo' en varios idiomas con información 'sobre derechos y recursos asistenciales' para estas mujeres y que estará disponible en comisarías y en la página web de la policía. El objetivo: que el 100% de la mujeres explotadas denuncien.

Sin embargo, los resultados en este sentido han sido por ahora algo más que discretos, según se desprende de los dos últimos grandes dispositivos policiales. Ninguna de las jóvenes sometidas por ambas tramas ha querido declarar contra los proxenetas. 'Se les ha ofrecido a todas y no se ha acogido ninguna', reconocía en rueda de prensa el inspector que dirigió la operación Afrodita.