Público
Público

Cañete autoriza usar el subsuelo de Doñana para producir y almacenar gas

El proyecto ha sido presentado por una filial de Gas Natural Fenosa, de la que es consejero desde 2010 el expresiente Felipe González. Medio Ambiente considera que el proyecto no producirá efectos adversos significativos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino ha resuelto favorablemente el desarrollo del proyecto El Saladillo para la producción y almacenamiento de gas natural en el entorno del Parque Nacional de Doñana, al entender que no producirá efectos adversos significativos en el medio ambiente, según la Declaración de Impacto Ambiental, publicada en el BOE.

El proyecto ha sido presentado al ministerio de Miguel Arias Cañete por la empresa Petroleum Oil & Gas España en el término municipal de Almonte (Huelva). Petroleum Oil & Gas España es una filial de Gas Natural Fenosa. Se da la circunstancia de que el ex presidente del Gobierno Felipe González es consejero desde 2010 de la compañía energética, y hasta el pasado mes de diciembre era también presidente del Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana (fue nombrado para el cargo en diciembre de 2009),

El proyecto tiene como primer objetivo la producción de gas natural y, como segundo, la posterior utilización de los yacimientos como almacenamientos subterráneos de gas. El proyecto prevé la realización de cinco nuevos sondeos de gas desviados desde los emplazamientos ya existentes de Saladillo y Asperillo, con las instalaciones de superficie asociadas, así como la instalación de un gasoducto de interconexión que sustituirá al que hay entre los emplazamientos de Saladillo y Rincón.

La compañía ya disfrutaba de las concesiones de explotación de yacimientos de hidrocarburos en los parajes de Marismas A, B-1 y C-2, si bien ahora logra, además, la autorización de almacenamiento subterráneo de gas. Para ello se procederá a la construcción de un gaseoducto de interconexión de 18.169 metros que sustituirá al existente en la actualidad que recorrerá los parajes de Saladillo y Rincón, en sustitución de otro ya existente, cuya traza discurrirá principalmente por el antiguo trazado, aprovechando los caminos y pistas existentes.

Durante el periodo de consultas previas se recibieron alegaciones por parte del Parque Natural de Doñana, la Dirección General de Prevención y Calidad Ambiental, la Dirección General de la Red de Espacios Naturales Protegidos y Servicios Ambientales de la Consejería de Medio Ambiente, y la Delegación Provincial de Huelva. Estas han sido tenidas en cuenta para lograr que las afecciones al medio ambiente en una zona de especial protección como Doñana y su entorno 'no sean significativas'.

Entre los condicionantes establecidas en la Declaración de Impacto Ambiental, destaca que antes del comienzo de las obras, la empresa deberá obtener el certificado de no afección a la Red Natura 2000, que será emitido por la Dirección General de la Red de Espacios Naturales y Participación Ciudadana de la Junta de Andalucía.

Además, deberá comprobar que en la zona de las obras no existan nidos de milano real y águila imperial ibérica, ni presencia de lince ibérico.