Público
Público

Casas insiste en buscar apoyos para fallar el Estatut

El pleno del Constitucional no vota la propuesta de resolución de la presidenta. El abogado del Estado defiende la competencia del alto tribunal. Pérez Tremps no participará en los debates

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El último pleno del Tribunal Constitucional (TC) concluyó ayer sin avances significativos de cara a la redacción de la sentencia del Estatut de Catalunya. No llegó a votar el séptimo intento de resolución en el que trabaja la presidenta del TC, María Emilia Casas, desde que el pasado 19 de mayo asumió la ponencia. No obstante, fuentes próximas al alto tribunal señalaron que, lejos de tirar la toalla, la presidenta sigue intentando reunir el suficiente número de apoyos a su texto para que se convierta en sentencia.

Para ello sigue necesitando el consenso de todos los magistrados considerados progresistas en el alto tribunal, incluido Manuel Aragón, nombrado a propuesta del Gobierno, aunque en noviembre del año pasado y el 16 de abril se alineó con los magistrados conservadores. Aragón entendió que en el borrador de la primera ponente, Elisa Pérez Vera, no quedaba suficientemente explícito la supremacía de la soberanía de la nación española sobre la catalana contenida en el preámbulo del Estatut.

Así, Aragón, Pérez Vera, Eugeni Gay, Pascual Sala y la propia Casas sumarían cinco votos y la sentencia saldría adelante con el voto de calidad de la presidenta. Sin ese quórum, la redacción de la resolución pasará necesariamente por realizarse por una votación artículo por artículo o precepto por precepto. La opción propuesta por la Generalitat el miércoles por la noche por carta, en el caso de que finalmente se ponga en práctica la redacción de la resolución a través de una votación por partes, quedó descartada en el pleno de ayer. Fuentes conocedoras del debate señalaron que los magistrados que participan en las deliberaciones consideraron un sinsentido recuperar a Pablo Pérez Tremps para decidir sobre los asuntos regulados en el Estatut sin vinculación con el motivo por el que fue recusado por el PP.

Ningún magistrado discrepa en votar el fallo precepto por precepto

El magistrado quedó apartado de las deliberaciones en febrero de 2007 por haber realizado un informe sobre las relaciones exteriores de la Generalitat con la UE. El principal argumento del pleno para rechazar la pretensión del Govern catalán es que Pérez Tremps no puede reincorporarse a la deliberación, porque no ha realizado el mismo estudio del caso que sus otros diez compañeros del Constitucional.

El Ejecutivo que preside José Montilla se basó en que el magistrado, que se encuentra entre los considerados progresistas en el alto tribunal, fue apartado de las deliberaciones de los recursos por elaborar, antes de ser miembro del TC, un informe sobre una cuestión concreta. Por eso, a su juicio, Pérez Tremps puede participar en la votación de todos los demás asuntos que regula el Estatut, del que el PP recurrió 112 artículos y 12disposiciones.

Antes de dictar sentencia, el tribunal debe resolver el intento anterior de la Generalitat de evitar un fallo que recorte el Estatut antes de las elecciones catalanas previstas para otoño. Se trata de los recursos de súplica interpuestos por el Parlament y la Generalitat contra la decisión del Constitucional de rechazar su pretensión de que se declarase incompetente para dictar sentencia.

El abogado del Estado informará hoy en contra de la petición de las instituciones catalanas, al entender que la competencia de los magistrados del alto tribunal para dictar cualquier resolución es indiscutible, mientras no hayan tomado posesión quienes deban sustituirles. La fiscalía presentará su informe la próxima semana. El TC rechazó la primera petición del Parlament y la Generalitat en este sentido, recordando lo establecido en su ley orgánica reguladora, por eso ambas instituciones recurrieron en súplica.

El pleno cree que Pérez Tremps no puede votar tras tres años fuera del debate

En lo que, según las fuentes consultadas, no hay discrepancia entre los magistrados es en que, si es imprescindible, utilizarán la votación precepto a precepto para redactar la sentencia del Estatut. El artículo 254 de la Ley Orgánica del Poder Judicial permite, 'a juicio del presidente', realizar una votación 'separadamente sobre los distintos pronunciamientos de hecho o de derecho que hayan de hacerse, o parte de la decisión que haya de dictarse'.

El mecanismo previsto consiste en que primero votará el ponente, después los demás magistrados por orden inverso al de su antigüedad y, por último, el que presida el tribunal.

Según la norma, 'empezada la votación, no podrá interrumpirse sino en caso de fuerza mayor', por lo que el pleno en el que se ponga en práctica este sistema será largo, ya que son alrededor de 200 los preceptos (hay artículos que tienen varios) impugnados.

Es posible que, partiendo del último intento de dictar sentencia, la votación se realice por bloques. Por ejemplo, los 15 artículos que el borrador de Pérez Vera ya declaraba inconstitucionales serían votados juntos, al igual que los que tampoco planteen divergencias entre los magistrados.

Rechazar la vuelta de Pérez Tremps

Aunque todavía no hay resolución, el pleno del Tribunal Constitucional se mostró ayer de acuerdo en que no cabe admitir el último intento de la Generalitat de retrasar la sentencia del Estatut de Catalunya hasta después de las elecciones catalanas. Los magistrados entienden que el recusado Pablo Pérez Tremps no puede intervenir en la redacción de una sentencia realizada por medio de una votación precepto por precepto, porque quedó apartado del debate en 2007 y no ha participado en las deliberaciones que se han mantenido desde entonces.  

Confirmar su competencia

La Generalitat y el Parlament recurrieron en súplica la decisión del alto tribunal de rechazar su petición de declararse no competente para resolver sobre el Estatut. El TC dio trámite a las impugnaciones y dio tres días a las partes para pronunciarse. Hoy lo hará la Abogacía del Estado, que defiende la competencia de los magistrados del tribunal para resolver cualquier asunto hasta que se nombre a sus sustitutos. La fiscalía se pronunciará el lunes, previsiblemente, en el mismo sentido. Una vez recibidas todas las alegaciones, el tribunal tiene dos días para resolver. 

Concretar la forma en la que se hace la sentencia

Pese a que la presidenta del Constitucional, María Emilia Casas, sigue buscando apoyos a su propuesta de resolución, si no logra el acuerdo de cinco magistrados, no habrá sentencia. Como es la tercera magistrada que asume la ponencia de la sentencia del Estatut de Catalunya, si tampoco ella logra el quórum necesario, la redacción del texto se realizará a través de una votación precepto por precepto o artículo por artículo. Es posible que se efectúe por bloques en función del acuerdo o las discrepancias que existan en los asuntos entre los diez magistrados del pleno.