Publicado: 03.11.2014 15:38 |Actualizado: 03.11.2014 15:38

La comisión del caso Pujol arranca para "radiografiar" la corrupción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión de Investigación del Caso Pujol y del Fraude Fiscal ha sido creada este mediodía en el Parlament y estará presidida de forma unipersonal por el diputado de la CUP David Fernández, que ha expresado la voluntad de "radiografiar" y "cartografiar" la corrupción en Catalunya.

La nueva comisión empezará a trabajar para que el 14 de noviembre los grupos presenten sus propuestas de "plan de trabajo" con las comparecencias correspondientes, y ha sido constituida después de que el pasado 2 de octubre el pleno de la cámara aprobara su creación tras solicitarlo tres grupos: ERC, ICV-EUiA y la CUP.

El diputado de la CUP David Fernàndez ha sido elegido presidente de la comisión de investigación por amplia mayoría, con el único rechazo del PPC, que ha votado en contra, mientras que Ciutadans (C's) se ha abstenido. Esta cuestión ha provocado una ligera controversia al cuestionar políticamente estos dos últimos grupos que la presidencia recayera en un miembro de la CUP, una formación independentista que consideran antisistema y que al mismo tiempo apoya al Govern de CiU en el proceso soberanista.

El objetivo de esta comisión es evaluar e investigar, en el contexto del caso Pujol, "las diversas modalidades de fraude y evasión fiscal, determinar las prácticas de corrupción en contextos de contratación y concertación público-privada, y aclarar las responsabilidades políticas e institucionales en las últimas décadas". La comisión ha sido creada con el trasfondo del caso Jordi Pujol, surgido después de que el expresidente de la Generalitat confesara que su familia había cometido fraude fiscal al ocultar en Andorra el dinero de una herencia.

David Fernàndez ha expresado su deseo de que la comisión sirva para "radiografiar" y "cartografiar" la corrupción en Catalunya, para lo cual tiene que ser "ágil, eficiente y útil a la sociedad", dado el clima existente de "desconfianza" en las instituciones. Según Fernàndez, que es el primer diputado de una formación antisistema que preside una comisión, "un total de 1.700 personas en todo el Estado español están implicadas de forma directa o indirecta en casos de corrupción, y hay estudios que cuantifican en 40.000 millones de euros el volumen económico que mueven".

Los grupos deberán presentar antes del 14 de noviembre sus propuestas de "plan de trabajo" con comparecencias y documentos requeridos, y el lunes 17 de noviembre será aprobado en comisión. Fernàndez se ha mostrado partidario de crear un espacio web específico para que los ciudadanos puedan seguir los trabajos de esta comisión, y ha dicho que lo pedirá a la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, quien en los primeros minutos ha sido quien ha presidido la comisión, tal y como es habitual en sesiones constitutivas. Esta comisión está integrada por Meritxell Borràs y Roger Montañola (de CiU), Oriol Amorós y Sergi Sabrià (de ERC), Maurici Lucena y Jordi Terrades (del PSC), Josep Enric Millo, y Santi Rodríguez (del PPC), Joan Mena y Marc Vidal (de ICV-EUiA), Carlos Carrizosa y José María Espejo-Saavedra (de C's), y Quim Arrufat, Isabel Vallet y David Fernàndez (de la CUP).

Meritxell Borràs (CiU) ha pedido que la nueva comisión "sea útil para aclarar dudas y no para crear de nuevas", y que no se convierta "en un espectáculo mediático de titulares, sino que se trabaje para identificar problemas y buscar soluciones". Oriol Amorós, de ERC, ha señalado que "la confianza en las instituciones está en crisis por el Caso Pujol, pero también por muchos otros", y ha añadido que "puesto que queremos hacer un país nuevo, lo queremos limpio".

Desde el PSC, Jordi Terrades ha explicado que, con el volumen de dinero que mueve el fraude y la corrupción "se podrían incrementar de forma considerable los recursos públicos", y ha reclamado un esfuerzo de todos los partidos para acabar con "este agujero negro". Por parte de ICV-EUiA, Marc Vidal ha señalado que "ha caído el mito del 'pujolismo'" y ha pedido "averiguar si la familia Pujol ha actuado como un clan".

Enric Millo, portavoz del PPC, ha precisado que la comisión no es un tribunal de justicia "pero sería decepcionante que no sirviera para aclarar lo sucedido en torno al caso Pujol" y el enriquecimiento de la familia del expresident. Desde Ciutadans, José María Espejo ha indicado que su partido quiere saber si "han habido 'mordidas', y de dónde sale el dinero defraudado", pero no desea que la comisión se convierta en un escenario de "cuchilladas entre partidos", ya que lo importante, ha dicho, "es llegar a conclusiones presentables" y "no favorecer la impunidad".