Público
Público

Condenados a 22 años de cárcel por una brutal paliza

Tres jóvenes toledanos mataron a otro que les recriminó que ensuciasen su coche. Tras los golpes, lo amenazaron con quemar su casa con él dentro si denunciaba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Audiencia Provincial de Toledo ha condenado a 22 años de cárcel a dos de los responsables del asesinato de José Félix García-Ochoa el 1 de marzo de 2008 en Sonseca (Toledo) y a 22 años y medio de prisión a Adrián D.G.V., el tercero de ellos. Un tribunal de jurado declaró a los tres culpables de sendos delitos de asesinato con alevosía y ensañamiento por la 'brutal paliza' que propinaron José Félix, que tenía 29 años de edad cuando ocurrieron los hechos y murió después de un mes hospitalizado.

El magistrado presidente del jurado, Manuel Gutiérrez, también ha condenado a Adrián D.G.V. a seis meses de prisión por un delito de amenazas graves, pues, tras la paliza, espetó a la víctima que si lo denunciaba iba a 'quemar' su casa con él dentro. Los tres deberán indemnizar a los padres del chico con 200.916 euros, según la sentencia, que también les condena a veinticuatro días de localización por dos faltas de lesiones y daños.

Tanto el fiscal como el abogado de la familia de José Félix solicitaban que cada uno de los jóvenes fuera condenado a veinticinco años de prisión, la máxima establecida en el Código Penal para este tipo de delitos. El magistrado ha optado por condenarles a 22 años de prisión por la juventud de los acusados, que tienen entre 25 y 28 años.

Sin embargo, subraya 'lo injustificado de la acción', 'la inexistencia de móvil aparente, aunque el mismo fuera innecesario', 'la brutalidad desplegada' y 'los enormes padecimientos que le infligieron a la víctima'. Afirma el magistrado que la actuación de los tres procesados 'tuvo un claro componente vengativo, de respuesta colectiva y desmesurada a lo que en principio parecía un incidente mínimo y cotidiano entre jóvenes'.

El jurado da plena credibilidad y certeza a lo dicho por los forenses en el juicio de que Jose Félix murió a consecuencia de los 'múltiples golpes' que le infligieron los acusados y no de una patada como dijeron los procesados el primer día de vista oral. Los hechos comenzaron sobre las 04:30 horas de la madrugada del 1 de marzo de 2008 a las puertas del pub Bagoa de Sonseca, donde los acusados y la víctima tuvieron un encontronazo después de que Jose Félix les reprochara haberle ensuciado el coche con bebida.

Tras estos incidentes, los acusados se dirigieron a la vivienda del joven, situada a las afueras de Sonseca y, tras causar diversos desperfectos en el chalé del joven fallecido, le esperaron y le propinaron una 'gran paliza' a base de patadas y puñetazos. Los fuertes goles recibidos en la cabeza le causaron a Jose Félix un traumatismo craneoencefálico severo que le provocó la muerte el 4 de abril de 2008, un mes después de la agresión, en el hospital Virgen de la Salud de Toledo.