Público
Público

El Congreso veta 40 preguntas sobre las cuentas de la Casa del Rey

La Mesa admite 60 de las 100 cuestiones planteadas por ERC sobre la Corona. Joan Tardà ve un "éxito parcial" que el Gobierno deba responder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) rompió ayer parcialmente el bloqueo del Congreso a casi cualquier cuestión parlamentaria que tenga a la monarquía como objeto de interés por parte de los diputados.

Cediendo a la constancia del republicano Joan Tardà, la Mesa de la Cámara aceptó tramitar 60 de las 100 preguntas que el diputado de ERC registró en diciembre de 2011, después de que la Casa del Rey diera cuenta del destino de la asignación pública que recibe.

PP, PSOE y CiU impiden que se admitan todas las preguntas

Es la primera vez que el Parlamento admite trasladar al Gobierno cuestiones de esta índole, aunque su decisión conlleva también el veto a otras cuarenta preguntas que no han pasado el filtro de la Mesa, el órgano de gobierno de la Cámara, que tiene que calificar todas las iniciativas y donde están representados PP, PSOE y CiU.

Las tres formaciones actuaron por unanimidad, 'atendiendo el criterio de los servicios jurídicos de la Cámara', según explicaron a Público. Esa criba ha tumbado casi la mitad de las preguntas registradas la Mesa no detalló a ERC cuáles son basándose en un doble criterio. Bien porque, a su juicio, no encajan en las competencias del Gobierno, que es al que se plantean las cuestiones, o porque suponen una consulta 'de índole estrictamente jurídica', algo que prohíbe el Reglamento el Congreso.

Esa es la excusa formal que sostiene el veto del Congreso a buena parte de las preguntas planteadas por ERC. La formación republicana evitó ayer especular sobre cuáles son las cuestiones censuradas, a la espera de una comunicación oficial que esperan tener hoy sobre su mesa.

En cualquier caso, la invocación de la Mesa de la Cámara al Reglamento tumbaría, según fuentes parlamentarias consultadas, la pregunta de ERC que tiene por protagonista al duque de Palma, Iñaki Urdangarin. '¿Considera el Gobierno, ante la alarma social e indignación generadas y las derivaciones que puede suponer tal caso para el deterioro de la institución monárquica, necesario informar prontamente al Congreso de los Diputados sobre el caso de posible corrupción que afecta a un miembro de la Familia Real?', plantea Tardà.

El diputado republicano tratará de replantear las cuestiones rechazadas por el Congreso hasta encontrar una formulación que permita que sean validadas y respondidas por el Ejecutivo.

Pese al veto parcial, Tardà consideró 'un éxito' haber pasado la barrera impuesta hasta ahora por el Congreso, aunque admitió el 'sinsabor de haber tardado tanto tiempo'. El plácet de la Cámara es un premio a la insistencia del diputado catalán. En 2007, el Congreso, presidido entonces por el socialista Manuel Marín, vetó una batería de preguntas prácticamente idéntica a la que, actualizada, ala Mesa de la Cámara aceptó ayer parcialmente. ERC llevó aquella negativa al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, que aún no ha fallado al respecto.

Hasta ahora, las Cortes habían vetado totalmente este tipo de iniciativas

'No tiene ningún sentido que no sean admitidas las cien' cuestiones, criticó Tardà. 'No debería tener demasiado sentido que la aceptación de ese 60% de preguntas fuera fruto de los titulares de prensa relacionados con Urdangarin, de manera que se actúe a golpe de escándalo, en lugar de respetar la iniciativa del control parlamentario', apuntó el representante de ERC. Lo que está en juego, a su juicio, 'es el fuero del diputado para preguntar cualquier cosa al Gobierno', argumento, por cierto, que sostuvo su denuncia en Estrasburgo.

Ahora, cinco años después, ERC ha logrado un primer paso significativo que revoca el rechazo de 2007. 'Al menos se ha hecho un boquete en el muro del absoluto desprecio al trabajo parlamentario', aplaudió Tardà, instando al Ejecutivo a afinar la 'calidad' de sus contestaciones. El Gobierno dispone en teoría de un plazo máximo de 45 días para responder, por escrito, aunque es habitual que se exceda este tiempo.

'Si sus respuestas no están al nivel de lo que está en la calle, este Gobierno hará el ridículo', advirtió el parlamentario republicano. 'Ahora veremos si pretenden dar como respuesta alguna obviedad. Sería lamentable que lo despachasen así', receló Tardà, al conocer la decisión de la Mesa. 'Esperamos que el Ejecutivo sea honrado y nos permita conocer el destino del dinero de todos que los Presupuestos destinan a la Jefatura del Estado', insistió el diputado.

A pesar del veto mantenido sobre una parte considerable de sus preguntas, la luz verde encendida para el resto es el primer fruto palpable de un 'trabajo titánico', según lo adjetivó el propio parlamentario, que ha hecho de la reivindicación de la causa republicana uno de sus motores de trabajo en el Congreso, siempre frente al muro levantado por PP y PSOE en defensa de la monarquía.

Su logro de ayer es una primera fisura. 'En cualquier democracia, la ecuación privilegio más opacidad es igual a corrupción', defendió Tardà para explicar el espíritu de su iniciativa. Si sus preguntas fueran respondidas en su integridad, conformarían la primera radiografía completa del estado de cuentas y actividades de la Familia Real.

ERC se interesa, entre otras cuestiones (ver cuadro adjunto) por los 'bienes y activos financieros adquiridos' por el rey, el cálculo de las partidas que le asignan los Presupuestos y la opacidad con la que actúa la corona.