Público
Público

Cospedal dice ahora que no tiene que presentar pruebas

Emplaza al PSOE a acudir al juez para que se sepa "la verdad" sobre el 'espionaje'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

María Dolores de Cospedal se ha empeñado en mantener viva una historia que se desinfla a medida que ella misma va sumando declaraciones contradictorias. La líder del PP de Castilla-La Mancha mantuvo ayer por cuarto día consecutivo sus acusaciones de que el PSOE regional ha organizado tareas de espionaje a cargos de la formación que preside. Y también, por cuarto día consecutivo, se aferró a la idea de que existen pruebas de su denuncia sin aportar una sola de ellas. Es más, no mostró reparos a la hora de asegurar que no tiene en mente probar su acusación.

En una entrevista concedida a Onda Cero María Dolores de Cospedal fue preguntada sobre la posibilidad de que su formación denuncie y aporte pruebas en un juzgado sobre el supuesto espionaje del que han sido víctimas, según su propio testimonio, cargos del PP de Castilla-La Mancha. La negativa fue rotunda. 'Yo no tengo que llevar ninguna prueba a ningún juzgado', espetó la mano derecha de Mariano Rajoy.

Los socialistas pusieron ayer el énfasis en la forma en la que Cospedal ha manejado este asunto y recordaron que no es la primera vez que lanza acusaciones sin pruebas, como ya hizo en verano de 2009 contra la Policía, la Guardia Civil, los jueces y los fiscales. 'De lo que sí ha presentado pruebas más que determinantes es de no ser una dirigente política a la que se pueda tomar en serio. Su afición a la calumnia la retrata absolutamente ante los castellano manchegos y ante todos los españoles', denunció Elena Valenciano, portavoz del comité electoral del PSOE en declaraciones a este periódico.

A la hora de justificar su rechazo a que este caso acabe en los tribunales por iniciativa de su partido, Cospedal recurrió a un argumento que ya había puesto sobre la mesa el viernes, 24 horas después de acusar al PSOE regional de contratar a 'detectives privados' para perseguir a miembros del PP. 'Yo no estoy acusando de nada ilícito, ni de ninguna actuación ilegal', sostuvo.

No obstante, mantuvo el órdago e instó a los socialistas, aunque sin citarlos, a que sean ellos los que pongan este caso en manos del juez. 'Si alguien se ha sentido ofendido en este tema, que acuda a los tribunales. Esto no es susceptible de ser un delito. El que se sienta ofendido debe ir a los tribunales y que se sepa toda la verdad', repitió insistentemente

Pese a que desde las filas socialistas y desde detectives Almirante -agencia que según el PP de Castilla-La Mancha investiga a cargos de su partido por orden del PSOE- han rechazado 'rotundamente' la versión de los conservadores, Cospedal insistió en su denuncia.

'Lo que ha dicho la agencia no es que no realice una investigación, sino que no se lo ha encargado alguien. Tampoco esperábamos otra cosa', intentó defenderse. Tras los desmentidos de Isidro García, gerente de detectives Almirante, y del PSOE de Castilla-La Mancha, que ha anunciado una demanda civil por calumnias, el PP regional se aferra a que la citada agencia de investigación ha reconocido que en uno de sus trabajos solicitó una nota simple en el registro de la propiedad sobre un inmueble perteneciente a Rosa Romero, alcaldesa de Ciudad Real.

En este sentido, los conservadores entienden el 'celo' de la empresa por no desvelar datos de sus clientes. Y la agencia responde que ese encargo no fue realizado por los socialistas. El PP ha llegado incluso a señalar como responsable del supuesto espionaje a José Manuel Caballero, secretario de Organización de los socialistas castellano manchegos.

En las filas conservadoras no ha sentado bien que Caballero señalara que tendrá que ser Rosa Romero 'la que dé explicaciones de en qué chanchullos está metida'. Según ha podido saber este diario, en la misma consulta en el registro en la que se solicitaba una nota simple sobre el inmueble relacionado con la regidora conservadora se demandó información sobre una constructora con sede en Ciudad Real. En el PP rechazan la posibilidad de que quienes recurrieron a la agencia de detectives sean miembros del partido.