Público
Público

Cospedal plantea ahorrar el 0,11% del Presupuesto de Castilla-La Mancha

Suprimir organismos y altos cargos, medida estrella de la futura presidenta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Visiblemente nerviosa, la presidenta in péctore de Castilla-La Mancha desglosó ayer su programa de Gobierno durante la hora en la que se prolongó la primera sesión del debate de investidura en las Cortes. En época de crisis, las medidas estrella de María Dolores de Cospedal pasan por meter la tijera en algunos organismos públicos y en el capítulo de gastos de personal. El ahorro total, no obstante, no supera el 0,11% de los Presupuestos Generales de Castilla-La Mancha para 2011.

'Les anuncio que voy a suprimir el Defensor del Pueblo, la Comisión Regional de Competencia y el Consejo Económico y Social', aseguró. Traducido este anuncio a datos concretos y extrapolado a los Presupuestos de la región, el ahorro rondaría los 5,3 millones de euros. Es decir, el 0,07% de las cuentas públicas de la comunidad autónoma, que en 2011 están dotados con 8.600 millones de euros. Además, la futura presidenta castellanomanchega anunció que analizará 'la viabilidad futura de la Sindicatura de Cuentas'.

La número dos del PP esquiva en su investidura el tema del agua y del ATC

'Descentralizar no significa multiplicar por 17 toda la estructura del Estado', arguyó para justificar los anteriores anuncios.

El segundo grupo de recortes que ayer avanzó tiene que ver con los altos cargos. Según sostuvo, está dispuesta a reducir los directores generales de 52 a 22 y los delegados provinciales de 35 a cinco. Según traducirían después fuentes del PP de Castilla-La Mancha, el anuncio de la futura presidenta regional supondrá la reducción de los altos cargos en un 60%. Con los Presupuestos regionales en la mano, el ahorro en gastos de personal al reducir el 60% la dotación para los altos cargos es del 0,04%, unos tres millones de euros.

Llevará a cabo medidas que ya aplica en Madrid Esperanza Aguirre

Si se suma este porcentaje al 0,07% de ahorro que conllevaría suprimir los tres organismos anunciados por Cospedal, su plan de austeridad queda reducido al 0,11% de las cuentas públicas de la región. En términos absolutos, unos ocho millones de euros de un Presupuesto de más de 8.000. Pese a ello, sostuvo que estaba hablando 'de una verdadera reforma del gasto, no de un recorte cosmético del gasto'.

El resto del discurso lo destinó a enumerar las líneas de su programa de Gobierno: 'Creación de empleo, creación de empleo y creación de empleo', repitió la también número dos de los conservadores. Minutos antes había sumado a su apuesta por generar empleo no precisó demasiado el cómo la 'honestidad', la 'transparencia' y la 'austeridad'. 'La lucha va a ser larga pero la vamos a ganar', insistió.

A la espera de lo que ocurra en el debate de hoy con los portavoces, Cospedal optó por rebajar un poco la tensión que su propio Grupo Parlamentario se ocupó de elevar a categoría máxima en los días posteriores al 22-M a cuenta de los datos económicos. Eso sí, deslizó una frase que se presta a todo tipo de interpretaciones: 'Previamente necesitamos conocer la situación real de las cuentas'.

En el entorno de la futura presidenta insisten en que no hay día en el que no reciban facturas de proveedores reclamando pagos de servicios prestados hace más de un año.

Tras el discurso, los socialistas afearon que Cospedal callara sobre temas tan importantes para la región como el del agua o el de el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares. Son dos de las materias que han mantenido enfrentados a PSOE y PP en la región en la pasada legislatura. En el tema hidráulico, apostó por un Plan Hidrológico Nacional pero sin propuestas concretas para la Comunidad.

Otras de las apuestas de Cospedal beben directamente de las de Esperanza Aguirreen Madrid, como la concepción del profesor como autoridad y la simplificación de los procesos de desarrollo de suelo industrial. O la propuesta de los toros como Bien de Interés Cultural. También propuso la libre elección de médico, algo que, según el PSOE, ya existe.