Público
Público

La crisis lleva a los españoles a comer más en casa

En el último año el consumo en alimentación aumentó un 6,9% en el hogar y un 2,8% en hostelería

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los españoles siguen consumiendo, pero en casa. Los últimos datos sobre la evolución del consumo de productos de alimentación y bebidas apuntan a un frenazo de la demanda en la hostelería y la restauraciones nuestro país, en favor del consumo en el ámbito doméstico.

La media mensual de gasto en alimentación y bebida por persona al mes se sitúa en 118 euros aumentando en el último año el gasto en presupuesto para productos frescos. Los supermercados aumentan progresivamente su cuota de mercado en detrimento de los establecimientos tradicionales.

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, ha presentado hoy un informe de Mercasa 'Alimentación en España 2008', en el que se asegura que, entre julio de 2007 y junio de 2008, el consumo aumentó un 6,9% en el hogar y un 2,8% en hostelería. Esto supone cambiar la tendencia registrada en los dos últimos años cuando la demanda en el canal denominado 'horeca' (hoteles, restaurantes y catering) crecía a un mayor ritmo que la del hogar.

La ministra, que apostó por 'ser prudentes' y esperar a tener los datos cerrados del año, recalcó que, no obstante, no se produce una caída del consumo alimentario, sino que los ciudadanos adoptan hábitos distintos en las situaciones económicas 'más delicadas'.

Según los datos presentados recientemente por su departamento, el gasto total en alimentación y bebidas entre julio de 2007 y junio de 2008 ascendió a 95.854 millones de euros, de los que un 68% correspondió al hogar y un 32% al ámbito extradoméstico.


El estudio de Mercasa muestra que el gasto por persona en alimentos y bebidas para consumir en el hogar se elevó a 1.411 euros en 2007, con lo que la media mensual se situó en 118 euros, cinco euros más que el año anterior. En total, el gasto en alimentación y bebidas creció un 6,1% en 2007, hasta 62.992 millones de euros, un presupuesto en el que priman los productos frescos, de forma que la carne concentra un 22,9% del gasto; las patatas, frutas y hortalizas frescas, un 16,9%; el pescado, un 14,2%; y el pan, un 6,5% del total.

En la cesta de alimentación de un hogar español también destacan la leche y los derivados lácteos, que concentraron un 12% en 2007, los productos de bollería y pastelería (3,9%), el aceite de oliva (2%) o los platos preparados (3%).

En cuanto a los canales de compra, destaca la importancia relativa de los supermercados, que, con una cuota del 45,6%, aumentaron progresivamente su participación en detrimento principalmente de los establecimientos tradicionales (28%). Por su parte, los hipermercados suman una cuota cercana al 17%.

Respecto al consumo extradoméstico, los establecimientos de hostelería y restauración consumen mayoritariamente alimentación (48,3%), pero también son importantes las bebidas alcohólicas (25,2%) y las bebidas sin alcohol (25,8%). En la restauración colectiva y social, la demanda principal se ciñe a productos de alimentación (85,7%) y, por tanto, bebidas alcohólicas (1,5%) y bebidas sin alcohol (15,5%) tienen una repercusión más reducida.

La producción de los restaurantes supera los 23.000 millones de euros, en tanto que la de cafeterías y café-bares se eleva a más de 69.000 millones de euros y la de colectividades y comedores de empresa asciende a 8.200 millones de euros. Las ventas netas de productos de la industria alimentaria se situaron en 78.164 millones de euros en 2007, lo que supone un 0,7% menos respecto a 2006 y el 14,07% del total de ventas netas del sector industrial español.