Público
Público

La crisis marca la presidencia de la UE de Zapatero

Fuentes diplomáticas defienden el papel de España y subrayan que "no se escondió" pese a coincidir con un semestre muy duro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El semestre europeo del Gobierno español comenzó con el firme objetivo de reformular una Unión Europea que superaba la recesión económica, pero pronto se convirtió en un auténtico gabinete de crisis que sólo esta semana vio recompensada su labor.

Ha sido, según todas las fuentes consultadas, la presidencia más dura de las cuatro que han correspondido a España. Por una parte, porque nadie pudo prever que las consecuencias en los mercados de diez años de mentiras griegas iban a poner en jaque a la unión monetaria, el gran éxito de medio siglo de construcción europea. Por otra, porque una larga negociación del rescate de Grecia produjo un efecto contagio en Portugal y España que acabó elevando la acción de Gobierno a tema de discusión en Europa.

Durão Barroso admite que la situación ha sido 'excepcional'

José Luis Rodríguez Zapatero hizo, tras la cumbre europea del jueves, balance de su gestión. Ante él, el presidente de la Comisión Europea, una institución más pasiva que ejecutiva en los últimos meses, agradeció la 'contribución exitosa' de España. 'La que afrontabas era, desde todos los puntos de vista, una situación excepcional', reconoció José Manuel Durão Barroso.

Herman Van Rompuy, que dirige las cumbres de los 27, agradeció un 'muy buen trabajo' que sienta un 'excelente precedente' para la coordinación entre la presidencia permanente, que él ocupa, y la rotatoria, que ahora pasa al Gobierno en funciones de Bélgica. Van Rompuy es el vivo ejemplo de los cambios que se han producido en seis meses. Su cargo, al igual que el refuerzo del de Catherine Ashton, jefa de la diplomacia, nació con el Tratado de Lisboa, en vigor desde diciembre y desarrollado por España. La consolidación de las nuevas estructuras de poder es 'el mayor éxito de una Presidencia que no se escondió ante la crisis del euro, a pesar de que acabó eclipsando el resto de su programa', según fuentes diplomáticas.

Elena Salgado, al frente de los ministros de Economía de la UE, protagonizó maratonianas reuniones que concluyeron con un acuerdo para crear un fondo de estabilización de la zona del euro dotado con 750.000 millones de euros. El fondo, diseñado tras el rescate griego, protegerá a los países acosados por la especulación financiera. Entre los restantes avances económicos se cuenta el encarrilamiento del gobierno económico de Europa o el acuerdo de los 27 sobre una directiva que regula los fondos de inversión libre (o hedge funds), en el origen del estallido de la crisis de las hipotecas basura.

Grecia puso en jaque a la unión monetaria y Obama canceló su cumbre

Una directiva que internacionaliza el modelo de transplantes español, otra que combate el turismo sanitario, o el impulso de iniciativas pioneras contra la violencia de género completan una lista de activos que no pueden ocultar, sin embargo, que Europa no ha ganado peso en la esfera internacional.

Barack Obama decidió cancelar su cumbre con la UE, y el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se resignó a hacer lo propio con la de la Unión por el Mediterráneo, en vista del bloqueo total del proceso de paz en Oriente Medio.

La UE celebró su primera cumbre con Marruecos, pero no le pidió respeto a los derechos humanos. Tampoco condenó con firmeza a Israel por el asesinato de varios de los integrantes de la Flotilla de la Libertad, conformándose con que se investigue a sí misma.