Publicado:  04.07.2011 08:10 | Actualizado:  04.07.2011 08:10

El 'cristal' gana terreno a la coca y las pastillas

La adulteración de algunas sustancias dispara el consumo de éxtasis y sus derivados. Los expertos alertan del riesgo de combinar varias drogas

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Lo bueno de la coca es que, si vas muy borracho, te metes una raya y se te baja el pedo de alcohol. Conduces mejor". La teoría de Alejandro, madrileño de 23 años, es uno de los falsos trucos y creencias que se airean, el sábado por la noche, en el parking de la discoteca Fabrik, uno de los templos de la música electrónica y las drogas de diseño de Madrid. Su amiga Lucía, de 24 años, trata de explicarle que "la farlopa no te baja el alcohol en sangre. Es imposible". La chica es una experta en darse homenajes y sabe de lo que habla. "Antes salía de jueves a domingo, pero la cara desencajada con la que me recibían mis padres al llegar a casa después de tres días, me hizo recapacitar", explica. Hoy, su menú "sólo" incluye un pollo [un gramo de cocaína, del que salen, aproximadamente, 15 rayas] a compartir con tres amigos, tres tostis (pastillas) y media botella de whisky.

La cocaína es la principal droga dura que se consume en España, explica el presidente de la Fundación Ateneo, Domingo Comas, "muy por encima de la media europea". El modelo de consumo general en España es el mismo que se instauró hace diez años, con la coca en cuarto lugar, por detrás del alcohol, el tabaco y el cannabis. "Pero la crisis ha hecho que el consumo se haya reducido levemente desde 2009", explica Comas.

"Puedes conseguir lo que quieras. Te lo ofrecerán", asegura Javier, de 18 años

Las organizaciones Ailaket y Energy Control, que defienden el "consumo responsable" de drogas, alertan sobre el alto grado de adulteración que presentan las pastillas y la cocaína. La consecuencia ha sido el aumento del consumo de otras sustancias como el cristal (éxtasis), una sustancia de tipo anfetamínico que en Europa se fabrica, sobre todo, en los Países Bajos y Bélgica, según datos de Naciones Unidas.

Ailaket y Energy Control acuden a festivales y discotecas, donde realizan tests gratuitos y voluntarios de las sustancias que van a tomar los consumidores. No opinan si drogarse es correcto o no; sólo informan de los efectos y riesgos que tiene tomarla, y la analizan para evitar engaños y problemas de salud.

Ricardo CapParrós, de Aila-ket, destaca los riesgos del poli-consumo, la combinación de varias drogas que pueden convertirse en un cóctel mortal. Sobre las nuevas drogas compradas por internet apunta que aumentan progresivamente, aunque no tienen un gran protagonismo.

El 61% de las pastillas que Energy Control analizó en 2010 eran falsas

Por otro lado, el dato más llamativo del informe que acaba de presentar Energy Control sobre el año 2010 indica que, de las 167 supuestas pastillas de MDMA (éxtasis) que analizaron, el 61% no contenía esta sustancia y el 8% estaba adulterada. Esta droga también se presenta en forma de cristales que se rompen fácilmente, bajo el nombre de cristal, y en polvo. En estos casos, el grado de adulteración de las 515 muestras que analizaron fue del 32%. Pero la palma se la lleva la cocaína: apenas el 6% de las 345 partidas que analizaron contenían únicamente cocaína. Entre las sustancias utilizadas para la adulteración o el corte destacan la cafeína o la m-CPP.

El recinto está a 30 kilómetros de la capital, en un polígono industrial de Fuenlabrada. A las 21.30 horas, con los últimos rayos de sol, han llegado los 30 primeros coches. Sus conductores abren los maleteros y sacan pizzas, barras de pan, minis de calimocho y embutidos. La cena es sana.

La cocaína sigue siendo la principal droga dura que se consume en España

Desde los autos tuneados, los altavoces atronan con sus decibelios. Suena música de Oro Viejo, el festival remember que se celebra desde hace diez años en Fabrik y que arrancará una nueva edición a medianoche dentro de la discoteca, con Dj Nano. Pero la jarana empieza antes en el parking, que se convierte, en apenas una hora, en un macrobotellón con más de 500 coches. De los bocadillos se pasa a los minis de whisky o ron. Y, de estos, a las drogas duras.

"Aquí puedes conseguir lo que quieras. Y no tienes que buscarlo, vienen a ofrecerte cada cinco minutos", asegura Javier, de 18 años. "¿Lo que más hay? Cristal, M y perico [éxtasis cristalizado, éxtasis en polvo y cocaína]. Dentro de la discoteca es más fácil encontrar M. Te lo ponen en la cara", añade Juan Carlos, madrileño de 25 años.

A medianoche es complicado entablar conversación con algunos de los asistentes, con los ojos abiertos como platos y movimientos eléctricos. Después de varias rayas, no aguantan quietos y callados más de cuatro segundos. "Hay peña que empieza demasiado pronto. Pero yo me guardo mi pollo para más tarde. Todavía tengo 24 horas de fiesta por delante", explica José, que ronda los 30 años. El Festival Oro Viejo se celebra la noche del sábado al domingo, hasta las siete de la mañana. Al día siguiente, a las 15.00 horas, comienza la fiesta Goa, más electrónica. Muchos de los asistentes enlazan ambas.

El 42,4% de los muertos de tráfico de 2010 dio positivo en alcohol o droga

José luce un pollito amarillo de peluche en el bolsillo de su camisa. En su interior esconde la bolsa de polvo blanco. Enumera otros recovecos: "La hebilla del pantalón, el bolsillo pequeño que me hice especial en estos vaqueros... si me cachean, es imposible que lo encuentren".

Entrada la madrugada, en el parking de Fabrik corre una suave brisa. Para evitar que una ráfaga se lleve el suministro de coca o M de toda la noche, la mayoría opta por ponerse dentro de los coches.

Alrededor del BMW rojo de David, futbolista de 20 años de Tercera División, bailan 20 amigos de Membrilla (Ciudad Real). Él es de los pocos que no toma drogas, "más allá del alcohol". "Normalmente no bebo. Y, cuando lo hago, no abuso porque no hay manera de jugar si me emborracho la noche anterior al partido", apunta. Es la primera vez que David va a Fabrik, pero en el grupo hay varios veteranos. Los pasos a seguir para cuando la discoteca cierre, a las siete de la mañana, están claros: "Dormiremos un par de horas y volveremos a hacer los 174 kilómetros hasta casa", explica.

En los corrillos de jóvenes, está representada media España. Al fondo del parking, seis amigos de Ejea de Los Caballeros (Zaragoza) tienen previsto dormir en Madrid en casa de uno de ellos, Gabriel, funcionario de 25 años. Otro grupo volverá a Ciudad Real cuando acabe la música. "Hemos dormido siesta", tranquiliza uno.

El control de alcoholemia de la Guardia Civil en una rotonda próxima no intimida a los más asiduos. "Callejeando, das vueltas y tardas 15 minutos más en llegar a casa, pero así te quitas de soplar".

El año pasado, el 42,4% de los fallecidos en accidentes de tráfico dio positivo en los análisis de alcohol o drogas, según las pruebas forenses posteriores que realizó el Instituto Nacional de Toxicología. En su último informe anual sobre víctimas de accidentes de tráfico, en el año 2010 destaca una tendencia de aumento de drogas de diseño en las víctimas de accidentes.

El cultivo de coca y la producción de opio descendieron en el mundo en 2010, mientras que aumentaron los estimulantes sintéticos y en internet proliferaron nuevos tipos de estupefacientes que no están sometidos a controles internacionales, según las conclusiones del ‘Informe Mundial sobre las Drogas', publicado en junio por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).

Entre 149 y 272 millones de personas consumieron droga en 2010, mientras que unas 200.000 murieron por enfermedades relacionadas con los narcóticos. El cultivo mundial de coca se redujo un 6%, pero la fabricación de cocaína se mantuvo estable. 

PUBLICIDAD

Comentarios