Público
Público

Críticas a Figar por el contrato de su asistenta

La oposición cree "inmoral" que burlara la bolsa de empleo de Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Portavoces políticos y sindicales censuraron ayer a la consejera de Educación y Empleo de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, por haber burlado la bolsa de empleo de Madrid para contratar a una empleada de hogar filipina que vivía en Noruega. Tanto el PSM como IU anunciaron que solicitarán en la Asamblea de Madrid a Figar que explique por qué exigió al Servicio Regional de Empleo una 'empleada de hogar interna, con cinco años de experiencia y con idioma tagalo'.

'Tendrá que dar explicaciones más convincentes para explicar estas actitudes inmorales y reprobables para su cargo', explicó el portavoz de Educación del PSM, Eusebio González. 'Parece que para ser consejero de la Comunidad de Madrid hay que tener el mérito de bordear la legalidad. Ya lo hicieron [Francisco] Granados y [Manuel] Lamela', destacó el portavoz de IU, Gregorio Gordo.

'Había mil empleadas de hogar en el INEM', recuerda Gordo (IU)

Figar presentó el pasado 9 de marzo de 2010 un oferta al Servicio Regional de Empleo en la que solicitaba una 'empleada de hogar interna, con cinco años de experiencia e idioma tagalo'. Expertos del Consejo General de la Abogacía y de los sindicatos señalan que este tipo de ofertas extravagantes (por solicitar el dominio del idioma de Filipinas) es un truco utilizado para burlar la bolsa de empleo y contratar así a una persona concreta que vive en el extranjero. La consejera contrató de este modo a una mujer filipina que vivía en una casa diplomática en Noruega y que ahora trabaja en su domicilio.

'No entiendo cómo alguien que ha sido consejera de Inmigración como ella utilizó esta vía de contratación en un momento en el que había mil empleadas del hogar apuntadas al INEM', censuró Gordo. 'Si la mesa de la Asamblea no lo impide, registraremos un pregunta parlamentaria', añadió.

La negativa de Figar a explicar por qué exigió el dominio del idioma de Filipinas para su empleada del hogar, excusándose en que se trata de su 'vida privada', no convence a los sindicatos. 'Es una auténtica doble moral porque ella alude constantemente a la vida privada de los sindicalistas, como cuando señaló el pasado jueves que el secretario general de UGT en Madrid, José Ricardo Gutiérrez, llevaba a sus hijos a un colegio privado', criticó el portavoz de Educación de UGT en Madrid, Eduardo Sabina.

'Parece que tienen espías para investigar la vida de los demás', criticó el diputado González, que fue aludido por Figar por haber dado clases en un centro privado. 'Ella sí debería explicar asuntos de su vida privada', concluyó González.