Público
Público

Cuatro asesinadas tiñen la campaña

Zapatero compromete una Conferencia de Presidentes sobre violencia de género y Rajoy asegura que será "implacable y contundente" y promete que habrá más medios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con 71 mujeres asesinadas en 2007 y al menos 14 en lo que va de año, Zapatero y Rajoy dedicaron sólo unos segundos a hablar de la violencia de género en su debate del lunes. Fue lo que tardó el líder del PP en recriminar a su oponente que hubo 52 muertos cuando él era ministro y 'éste ha sido el peor año de la democracia'.El candidato del PSOE no dijo ni una palabra.

El gran titular del debate fue ETA y la mayor parte del cara a cara la dedicaron a discutir sobre el terrorismo que ha asesinado a cuatro personas en la legislatura que termina. Se lanzaron mutuos reproches y hablaron de las víctimas del terrorismo, pero nadie habló de las 71 víctimas anuales del machismo. Ni siquiera está el asunto de forma expresa en el temario pactado por los dos partidos para los dos debates.

¿Qué hubiera pasado esta legislatura si hubiera habido el mismo número de muertes por terrorismo de ETA que por violencia machista?

Si anteayer ETA hubiera asesinado a cuatro personas se hubiera suspendido al día siguiente la campaña electoral. Se hubiera vivido un día de conmoción general en España.

Referencias improvisadas

Ayer la campaña siguió sólo con alguna referencia improvisada de los principales líderes en los grandes mítines. Que hubiera cuatro mujeres asesinadas en pocas horas hizo que, al menos por un día, la violencia machista que asesina a 71 mujeres al año, agitara a los grandes partidos y estuviera presente en sus mensajes de campaña.

De forma trágica e inopinada, pero estuvo unos segundos en boca de los candidatos. La única buena noticia entre tanta tragedia es que nadie cayó en la tentación de utilizar estas víctimas contra el oponente con fines electorales, como se hace con las del terrorismo.

A pocos metros del crimen

La casualidad quiso que el mismo miércoles por la noche, María Teresa Fernández de la Vega participara en un emocionante mitin a pocos metros de donde esa misma tarde había sido asesinada una mujer, en Cullera (Valencia).

A unas manzanas del lugar del acto aún retiraban el cadáver de la mujer y detenían al asesino, cuando la cabeza de lista del PSOE y la otra oradora, Carmen Montón, incluían referencias en sus discursos con su 'más absoluta condena'. La mayoría de los asistentes conocía a la víctima y al asesino. 'Uno de los crímenes más execrables que se producen son los de violencia de género. Cuando un ser humano intenta dominar a otro, es reprochable, pero lo es doblemente cuando un ser humano intenta doblegar a otro por ser mujer', aseguró la vicepresidenta, tras un minuto de silencio.

Ayer por la mañana, Mariano Rajoy incluyó en Tenerife un párrafo para condenar, 'como cualquier persona decente y normal' los asesinatos: 'Quiero transmitir mi solidaridad con sus familias. No llega con una ley, se necesitan juzgados, policías y yo aseguro que me ocuparé de este asunto, y que seré implacable y absolutamente contundente'.

Ley insuficiente

Horas después, José Luis Rodríguez Zapatero alteró el discurso previsto para Vizcaya y, junto a las referencias a la lucha contra ETA, añadió que la ley 'ha sido útil, pero no es suficiente'. Por eso, anunció que, si gana las elecciones, en la primera semana al frente del nuevo Ejecutivo convocará una reunión urgente, extraordinaria y monográfica de la Conferencia de Presidentes Autionómicos. El objetivo será elaborar un plan nacional para desarrollar una 'lucha sin cuartel contra la lacra de la violencia machista'. La propuesta no estaba en el programa.

El único candidato que habló ayer expresamente de modificar la Ley de Violencia de Género fue Gaspar Llamazares. 'El primer compromiso de mi grupo parlamentario será revisar a fondo la ley de violencia de género. Ha sido una gran ley, apoyada por todos los grupos, pero es evidente que hay cosas que mejorar, porque las muertes y la violencia continúan. Habrá que tomar medidas de carácter penal, sí, pero también otras desde el punto de vista cultural, educativo, social y laboral, que den mayor autonomía a las mujeres y permitan un mayor nivel de igualdad', dijo.

Las víctimas del machismo no estaban en la agenda de la campaña. De los actos sectoriales con los que los partidos complementan sus campañas electorales, ninguno está dedicado expresamente a la violencia de género. El programa electoral del PSOE dedica dos páginas a la violencia machista. En la primera parte se hace un elogio de la ley y se asegura que ha supuesto 'un antes y un después' y que es 'un instrumento poderoso en evaluación constante, dotado de recursos inexistentes antes de la llegada del Gobierno socialista'.

Programas electorales

Se califica de 'fenómeno estructural' la violencia de género y se proponen medidas de atención y protección a las víctimas y otras sancionadoras como la expulsión y prohibición de volver a España durante 10 años para los inmigrantes condenados y la creación de un registro de maltratadores con orden de alejamiento y sentencia firme.

El PP le dedica un espacio equivalente en su programa. No cuestiona la ley e incluye propuestas que ayer recordó públicamente Ana Pastor: créditos a interés cero para víctimas, que el alcohol y las drogas dejen de ser atenuantes y que se sometan a juicios rápidos a los que violen las órdenes de alejamiento, entre otras.