Público
Público

Dar de mamar en público: ¿natural o indecente?

Mientras se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna las organizaciones de madres señalan que aún se les discrimina por querer amamantar a sus hijos en público

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Entre el 1 y el 7 de agosto se está celebrando en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2011. Este año el lema es '¡Comunícate! Lactancia Materna: una experiencia 3D' con la intención de resaltar la importancia de la comunicación sobre esta práctica entre los actores de diferentes sectores sociales, para conseguir fomentar la lactancia materna.

Al celebrarse la Semana de la Lactancia, las autoridades y organizaciones aprovechan para promover un hábito de reconocidos beneficios para el bebé pero cuya práctica en público levanta aún una enorme polémica entre quienes lo defienden como un derecho y quienes lo ven como algo obsceno. Esta semana se conmemora la puesta en marcha de la Declaración Innocenti, firmada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef en 1990, que busca subrayar los beneficios que tiene para la salud el dar de mamar. En España, la Semana de la Lactancia Materna se celebrará también del 2 al 8 de octubre 2011.

La Liga Internacional de la Leche, que reúne a madres pro lactancia de más de setenta países, reclama el amamantamiento como un 'derecho constitucional' y denuncia que en algunos lugares se 'segregue' a las madres al establecer lugares determinados para que den de mamar a sus hijos. Mientras se exige que los hospitales mejoren las ayudas a las madres para dar de mamar a sus hijos, las que lo hacen en público se encuentran con más de un detractor.

Lo que se debería ver como algo natural, según sus defensores, resulta controvertido en algunos lugares y sectores sociales. Pero mientras persisten las críticas entre algunos sectores, en otros se trata de animar a las mujeres a que alimenten a sus bebés de la manera más natural posible. Pero hoy por hoy la polémica está servida cuando se trata de mostrar el pecho para alimentar a los niños.