Público
Público

El decálogo económico de Chacón

La precandidata presenta sus ideas para combatir el "apogeo del pensamiento conservador"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La precandidata a ocupar la Secretaría General del PSOE, Carme Chacón, ha dado a conocer sus diez propuestas económicas para sacar a España de la crisis. En un contexto de 'apogeo del pensamiento conservador' y 'crítica del papel del Estado, al desprecio de lo público, al culto del interés egoísta y a la ilusión del crecimiento ilimitado', defiende 'un crecimiento redistributivo y sostenible' y una apuesta cerrada 'por la igualdad'.

El primer punto de su decálogo defiende una política económica europea que estimule la reactivación y el empleo en contra que las políticas de austeridad dictadas desde Bruselas. 'Hay que impulsar un acuerdo a nivel europeo que reconsidere la senda de consolidación fiscal con plazos factibles de reducción del déficit que tenga en cuenta las diferentes situaciones de partida de las variables macroeconómicas clave, en cada país, en particular la ratio de endeudamiento público con relación al PIB'.

En este apartado denuncia la obligación de que Italia y España deban reducir el déficit público al mismo ritmo 'cuando el porcentaje de nuestra deuda pública sobre el PIB es la mitad que la italiana'. 'Los plazos que se ratificaron en el último Consejo Europeo no los podrá cumplir ningún país si continuamos aplicando las mismas políticas que empujan a la recesión económica.Si todos los países llevan a cabo políticas contractivas al mismo tiempo, la austeridad generalizada conduce a la recesión y la recesión exige más austeridad', asegura para rematar: 'Para los socialistas, el ajuste no debe ser la excusa para desmantelar el sistema de protección social. El déficit más grave que nos amenaza es el déficit de futuro de la actual generación de jóvenes'.

Critica que Italia y España deban reducir el déficit público al mismo ritmo

Chacón aboga por una nueva gobernanza económica europea que, entre otras cuestiones implique 'romper el oligopolio de las agencias de calificación', así como crear una Agencia Europea de Calificación 'creíble y transparente'. Entre sus propuestas sobresale la implantación de dos nuevos impuestos europeos: una tasa sobre transacciones financieras y un impuesto sobre las emisiones de Co2. Con ambos 'se podrían financiar planes de empleo juvenil y de innovación tecnológica'.

El tercer punto del decálogo propone una nueva fiscalidad para reducir las desigualdades. Y pone un ejemplo: 'Cuando el salario del ejecutivo de una empresa puede ser de hasta 500 veces superior al de un empleado, es imposible construir una sociedad justa y cohesionada'. No se trata, en definitiva, sólo de garantizar la igualdad de oportunidades, 'sino también evitar que las desigualdades de renta excesivas creen otro tipo de sociedad incompatible con una democracia avanzada'.

Para avanzar en la igualdad aboga por que el impuesto sobre la renta se complete con 'un impuesto sobre los patrimonios significativos', redefinir el Impuesto sobre Sucesiones y eliminar exenciones y bonificaciones fiscales en el impuesto de sociedades a las grandes empresas que abren una brecha profunda entre el tipo nominal y el tipo efectivo del impuesto. De igual modo defiende intensificar la lucha contra el fraude fiscal ampliando la pena por el delito fiscal y el plazo de prescripción a diez años para el gran fraude fiscal, y cerrar los agujeros por donde se cuela la elusión fiscal.

Defiende intensificar la lucha contra el fraude fiscal

El equipo de Chacón marca como uno de sus objetivos económicos la consecución de un modelo productivo sostenible y generador de empleo. Es aquí cuando emerge la figura del Estado como elemento que corrija los fallos del mercado. Todo ello acompañado por un uso sostenible y eficiente de los recursos naturales, una 'robusta' política de la competencia que elimine rentas de situación y combata las situaciones de monopolio.

El mantemiento del Estado del Bienestar, asentado bajo la premisa de que la solidaridad es el otro gran valor de la socialdemocracia junto con la libertad en igualdad, representa una de las piedras angulares del decálogo: 'Debe reforzarse para que todos los ciudadanos, desde la infancia, estén en condiciones de aprovechar los cambios tecnológicos de la sociedad de la información. Lo que hoy denominamos Estado de Bienestar no puede ser una macro estructura burocrática sin alma, sino que debe ser un espejo en el que la sociedad se refleja y que le devuelve un rostro humano y solidario frente a la adversidad, la enfermedad y la exclusión social'.

La precandidata aboga por un sistema financiero al servicio de la economía productiva, una reforma energética basada en la innovación, un mercado de trabajo regulado y dinámico, la formación a lo largo de toda la vida y garantizar el derecho a la vivienda digna. 'Rehabilitar el parque de viviendas existente, fomentar el alquiler, mediante la recuperación de la Renta Básica de Emancipación para los jóvenes que ha sido abolida por el gobierno del PP y en el establecimiento de parques públicos de vivienda' son los puntos principales.