Público
Público

Dívar desmarca la Justicia de la política

En su primer discurso como nuevo presidente del CGPJ y del Supremo ha asegurado que la función jurisdiccional "es acción estatal" y se marca como reto convertirla en "moderna y abierta" 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

 

El nuevo presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo (TS), Carlos Dívar, ha afirmado hoy que la función jurisdiccional 'no es acción política', sino 'estatal', y se ha marcado como meta una Justicia 'moderna y abierta', atenta con el ciudadano y 'protectora de los más débiles'.

'La función jurisdiccional no es acción política, sí es acción estatal, y por ello está llamada a hacer realidad la existencia de una comunidad ordenada por la Constitución', ha dicho Dívar en el discurso pronunciado en el acto de apertura de los Tribunales que preside el Rey.

En su primera alocución pública a las pocas horas de tomar posesión de su cargo , el nuevo presidente del Poder Judicial ha manifestado también que 'los criterios personales del juez no pueden emerger en el espacio público' y ha añadido que mejorar la Justicia 'constituye el reto más difícil que tenemos por delante y que requiere de la voluntad compartida de todos para resolverlo'.

Sus primeras palabras han estado dedicadas a la última víctima de ETA, el brigada Luis Conde, asesinado hace una semana, y ha asegurado que aunque ha estado muchos años en la Audiencia Nacional 'no me acostumbro al sufrimiento de las víctimas y su pesar es algo que me acompaña siempre'. Por ello, ha expresado a la sociedad que tiene que mantener un plena confianza en las Fuerzas de Seguridad y en los Tribunales de Justicia en la lucha contra el terrorismo.

Tras asegurar que asume su cargo 'con humildad y con prudencia en mi corazón', ha repasado los principales retos que, en su opinión, tiene la Justicia derivados de las reformas legislativas anunciadas por el Gobierno. Dívar ha analizado el papel esencial de los jueces en las referidas reformas y ha lanzado un mensaje de confianza porque 'gozamos de una Judicatura competente y eficaz'.

Uno de los de los primeros retos es, según ha dicho, la implantación del nuevo modelo de Oficina Judicial, diseñado en la Ley Orgánica del Poder Judicial en su reforma de hace cinco años, pero pendiente aún de desarrollo.

También se ha referido a la reforma del proceso penal que deberá definir el papel que desempeñará el Ministerio Fiscal y ha destacado el máximo compromiso del Consejo General del Poder Judicial con los titulares de la potestad legislativa.

Dívar ha recordado que se cumplen treinta años de la Constitución, buen motivo para que todos los que trabajan por la Justicia hagan un balance de lo realizado y reflexionen sobre el 'importantísimo momento que significa llegar a la madurez' y acometan el futuro 'con la fuerza, el valor y la buena disposición que nuestros conciudadanos merecen y esperan'.

Para Dívar la Justicia es un servicio público de cuya eficacia depende en gran parte la operatividad del Estado constitucional. El nuevo presidente del Poder Judicial ha apostado además por volcar esfuerzos en conseguir una administración de Justicia que escuche las quejas y sugerencias de los usuarios y que sea responsable ante ellos.

 

Por su parte, el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, ha dicho que su obligación es abrir una etapa nueva en el recorrido de la Justicia. También ha señalado que los ciudadanos, verdaderos protagonistas de este acto, esperan que 'hoy, al abrirse esas puertas, salga un aire nuevo' y dirigiéndose a Don Juan Carlos ha dicho: 'El Ministerio Fiscal, Señor, respira con ganas'.

Tras mencionar los últimos atentados de ETA y reiterar que 'los terroristas acaban en la cárcel', ha hecho referencia a la ilegalización por el Tribunal Supremo de ANV y del PCTV y ha dicho que los fiscales 'hemos logrado finalmente extirpar con las tenazas del Derecho esos dos tumores de etiología violenta'.

Las primeras palabras del discurso han estado dedicadas a la renovación del órgano de gobierno de los jueces, a cuyos integrantes ha ofrecido la máxima colaboración del Ministerio Público, además de mostrar su agradecimiento al Gobierno, al Poder Judicial y al Congreso por su reelección como fiscal general. El fiscal general del Estado ha insistido en apostar por un decidido protagonismo del Ministerio Público en la investigación penal y en potenciar su actuación en el ámbito de la instrucción judicial.

Por ello, ha considerado que 'a treinta años vista de la Constitución', 'comienzan a soplar vientos favorables para una revisión en profundidad' del sistema de Justicia y, más concretamente, del régimen legal del proceso penal español.

Sobre la banda terrorista ETA ha recordado que siguió matando en el 2007, que lo ha hecho hace poco días y que 'seguirá intentándolo porque quienes creen que la violencia es una solución no dejarán de aplicarla a su problema más grave: el cerco cada vez más estrecho con que les amenaza la Ley'. 'Y seguirán consiguiéndolo lo mismo que han conseguido hasta ahora: la cárcel', ha garantizado.

También ha hecho mención al denominado 'caso Ekin', que tras diecisiete meses de juicio culminó con la condena por la Audiencia Nacional de 'uno de los entramados más determinantes en las tareas de apoyo y cobertura a ETA' y que ha constituido un hito en la acusación de la Fiscalía.