Publicado: 09.03.2014 08:00 |Actualizado: 09.03.2014 08:00

España, paraíso de nazis

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:

Cuando tenía 20 años, el periodista y cineasta hispano-danés David Reymonde se cruzó en Fuengirola con León Degrelle, uno de los tantos genocidas nazis que se había refugiado en el sur de España. "Me quedé impactado. Recuerdo que un hombre se paró delante, le hizo el saludo militar y se abrazaron. A mí se me revolvieron las tripas". Apoyado por el Movimiento Contra la Intolerancia (MCI), Reymonde se dedica ahora a luchar contra los herederos españoles de Degrelle, a quienes señala desde las páginas de un libro de reciente publicación: España, el asilo nazi.

"Cada vez hay más simpatizantes de esa ideología en nuestro país. Aquí no tienen ni el más mínimo pudor a la hora de posar con parafernalia franquista o hitleriana, porque a día de hoy no es punible. Tampoco lo es la negación del holocausto, y eso es realmente inquietante", afirma Reymonde a Público.

Este perseguidor de nazis no oculta su preocupación ante el previsible avance de los partidos xenófobos en las elecciones europeas de mayo próximo, tal como confirman las encuestas de distintos países. "Corremos el riesgo de que la ultraderecha tenga cuarenta diputados en el Parlamento Europeo. Es realmente grave, y hay que hacer algo para evitarlo", señala el autor.

Reymonde cuenta con el apoyo del Movimiento Contra la Intolerancia (MCI), una organización que también teme por las consecuencias de la "semilla nazi" que se plantó en la Costa del Sol y que ahora da sus frutos a lo largo y ancho del país. "Los nazis que después de la segunda guerra mundial se instalaron en España fueron muy inteligentes y, tal como podemos ver, consiguieron finalmente su objetivo: los partidos políticos no democráticos, que creen en la superioridad de la raza, tienen cada vez más adeptos en toda Europa", advierte la responsable del MCI en Euskadi, Olga Hurtado.

Hace algunos días, esta militante antirracista compareció en Bilbao para participar en una nueva presentación del libro de Reymonde. La formación política Ezker Batua se encargó de organizar y patrocinar el evento, en el que volvieron a surgir los nombres de distintos genocidas afincados en este país.

Precisamente, su libro incluye un listado de 24 dirigentes nazis que huyeron a distintos países, entre los que figura España. "Aquí fueron protegidos por el franquismo, que les garantizó absoluta impunidad. Con el paso de los años amasaron obscenas fortunas, principalmente por negocios inmobiliarios", sostiene el investigador. La mayoría de los hitlerianos huidos ya habrían muerto, aunque aún quedarían algunos ancianos decrépitos paseando por la Costa del Sol. Uno de los más veteranos sería el austríaco Theodor Soucek, un oficial de las Waffen SS que ayudó a escapar a otros camaradas de las garras de la justicia. Su refugio en España fue Benalmádena, donde se convirtió en todo un líder para los neonazis locales.

En ese municipio malagueño también vive Gerd Honsik, otro de los intelectuales de cabecera para los ultras españoles. Su nombre saltó a las primeras planas de los periódicos en agosto de 2007, cuando fue detenido y extraditado a Austria. Volvió a España en 2011, luego de pasar cuatro años en una cárcel de Viena. "Me consta que recibió una cena de homenaje en Arroyo de la Miel -localidad perteneciente a Benalmádena-, con la presencia de veteranos de la Segunda Guerra Mundial y jóvenes fascistas", apunta Reymonde.

Esos mismos ultraderechistas se encargan de defender el legado de los nazis ya fallecidos. Es el caso de la Asociación Cultural Amigos de León Degrelle, inscrita en el Registro de Asociaciones del Ministerio del Interior con el número 160.621. Su finalidad no es otra que "preservar y honrar la memoria" del dirigente nazi, para lo que organizan charlas y presentaciones, además de mantener contactos con otras organizaciones de ideología hitleriana. Entre ellas se encuentra Devenir Europeo, una asociación que se declara "nacionalsocialista" y que está legalmente registrada en España.

"Sólo el socialismo de Adolf Hitler fue capaz de contribuir al bienestar de las masas trabajadoras con la legislación laboral y unos logros sociales sin precedentes ni antes ni después de él. También fue capaz de elaborar el más alto socialismo como respuesta ideológica al capitalismo explotador y al marxismo apátrida. La Alemania nacionalsocialista constituye la experiencia socialista más completa de nuestro ciclo histórico. Por eso Adolf Hitler es el más grande socialista de todos los tiempos, el mayor socialista de la historia", señalaba Devenir Europeo en la carta de invitación a una charla sobre el líder nazi que se celebró el pasado 11 de enero en Zaragoza.

"Los casos de jóvenes metidos en este tipo de grupos ha aumentado", coinciden en advertir David Reymonde y Olga Hurtado. A juicio de ambos, la situación actual "es el caldo de cultivo perfecto para la propagación de esas ideas". "En nuestro país -agregó el autor de España, el asilo nazi-, uno de los grupos más peligrosos es el Movimiento Social Republicano (MSR). Sus jefes son conscientes de que el mensaje ario no cuela en España, así que plantean la creación de una república socialista de corte fascista, al estilo de Mussolini. Esto es muy preocupante, ya que se trata de un mensaje que puede calar en la juventud".

En su trabajo de investigación, Reymonde advierte que los nazis fueron "vencidos, pero no derrotados". Por tales motivos, no se cansa de repetir que deben adoptarse medidas para evitar el crecimiento de la ultraderecha. "Debemos librar el combate de la gran mayoría contra esa minoría que quiere imponer su ideario y repetir lo mismo que ocurrió en los años 40: el asesinato de millones de personas", subraya.