Público
Público

El Estatut se abre paso en el guión del debate del estado de la nación

CiU reta al PSC a defender en el Congreso las tesis de Montilla contra el fallo del Constitucional sobre la norma catalana. Zapatero y Rajoy afinan un duelo centrado en la crisis económica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sólo el fútbol abrió ayer un paréntesis en los preparativos del debate sobre el estado de la nación. La Roja sacó a Rodríguez Zapatero del despacho para celebrar su victoria en vísperas de un encuentro parlamentario que PSOE y PP encaran con la expectación de los grandes partidos.

Manda el fútbol, incluso en la política, pero sólo hasta mañana. Cuando el presidente del Gobierno abra el vigésimo primer debate sobre el estado de la nación a las doce en punto y otro balón, lanzado desde Catalunya, comience a rodar en una cita que los partidos catalanes aprovecharán para denunciar al árbitro: el Tribunal Constitucional. No será, sin embargo, la jugada principal de un encuentro en el que la crisis y sus consecuencias protagonizarán el duelo entre Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy.

El PSC es escéptico ante un pacto con CiU, ERC e ICV en defensa del Estatut

Ambos acuden a su quinto cara a cara con distintas intenciones. El jefe del Ejecutivo quiere combatir la desconfianza que suscita en la oposición proponiendo nuevos acuerdos que cierren con el mayor consenso político posible la agenda de reformas impuesta por la crisis. Rajoy aprovechará la cita parlamentaria más importante del año para proclamarse alternativa y tratar de vencer por primera vez el duelo.

Ajena a este boceto de intenciones, la posibilidad de que los partidos catalanes proestatuto CiU, PSC, ERC e ICV-EUiA acudan a esta cita con una posición común para defender el Estatut de la sentencia del Constitucional es el último movimiento sobre el tablero del debate. CiU, a través de su portavoz en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, animó ayer a José Montilla a que inste al PSC a respaldar una resolución conjunta de las formaciones catalanas basada en el 'núcleo' del discurso que pronunció tras conocer la sentencia. 'Si piensan que nos pueden enredar con una jugada táctica, con trampas, van por el mal camino', replicó el president de la Generalitat.

Zapatero pedirá apoyo para cerrar la agenda de reformas económicas

Fuentes del PSC consultadas por Público no ocultaban ayer su escepticismo ante este posible frente común recordando la proximidad de las elecciones y los distintos proyectos que encarna cada partido. 'Si nos hacen propuestas de máximos no caeremos', advirtieron desde la dirección de los socialistas catalanes.

A la vista de las dificultades que corre esta posición unitaria, el secretario general de ICV, Joan Herrera, apeló a la generosidad política: 'Hay que aparcar electoralismos y buscar un denominador común, que debe ser el respeto a la totalidad del Estatut'.

Mientras tanto, el equipo de Rajoy velaba ayer armas anunciando por enésima vez la presentación de 'la alternativa del PP', como enfatizó su secretaria general María Dolores de Cospedal. 'El debate que realizará Rajoy será de propuestas', presumió la número dos de la formación conservadora. La portavoz parlamentaria conservadora, Soraya Sáenz de Santamaría, describió a un Zapatero 'solo, sin apoyos y muy débil' en las horas previas a la celebración del debate.

Entretanto, Rajoy ultima su intervención con la dirección del Grupo Popular y el asesoramiento de su gurú electoral, el sociólogo Pedro Arriola. Su casa se ha convertido en un segundo despacho durante estos días, igual que la Moncloa es el cuartel general desde el que Zapatero afina la confección de su guión definitivo, para el que maneja todavía varios borradores ajustados a las distintas líneas de estrategia que le plantee la oposición.

En un cara a cara en el que los dos primeros espadas del duelo reservan con secretismo sus bazas, el Gobierno trabaja en la idea de centrar en la búsqueda de apoyos políticos contra la crisis el discurso de Zapatero.

El jefe del Ejecutivo trenzará su intervención en torno a la necesidad de fraguar este consenso contra la crisis después de glosar el camino recorrido hilando cada paso incluido el tijeretazo y la reforma laboral como parte de un guión perfectamente prefijado para combatir la imagen de permanente improvisación que atribuye el PP al jefe del Gobierno.

Tres grandes ejes articulan el intento de Zapatero por despertar del escepticismo a la oposición, que espera con una afilada intención crítica: las modificaciones del sistema de pensiones, la reforma del mercado laboral y la del sistema financiero serán los puntales de la apelación al pacto por parte de Zapatero.