Público
Público

Esto es el 'doble hoyo'

El ajuste de Rajoy se acumula al de Zapatero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En su discurso de investidura, el pasado 19 de diciembre, Rajoy dijo: 'A día de hoy, tras los últimos datos conocidos tanto de la Oficina de Estadística de la UE como del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), el número de personas que en nuestro país buscan un empleo sin encontrarlo ronda ya los 5.400.000. Una tasa que roza el 23% de la población activa'.

Esta cifra era, en realidad, lo que salía de la cocina del PP. Porque a esas fechas, el SEPE, que da el paro registrado, arrojaba 4,4 millones. El pasado 10 de enero, el presidente del Gobierno dio a su grupo parlamentario una cifra más baja: 5,3 millones. Ya tenía, al parecer, un avance del INE.

Con el nuevo recorte de Rajoy, la economía española está en caída libre

Pero mira por dónde, el jueves pasado, horas antes de hacerse público el dato, el ministro de Hacienda apuntó en el Congreso: “Estamos en una economía fuertemente endeudada frente al exterior y, desgraciadamente, y es la peor de las caras, con 5.400.000 parados, como anunciará seguramente la Encuesta de Población Activa de cierre del último trimestre del año 2011”.

Que en el discurso de investidura, ahora en el Diario de Sesiones del Congreso, figure una cifra que es de la cocina de un partido es impresentable. Que el ministro de Hacienda anticipe 'seguramente', según dijo en la comisión, un dato erróneo, horas antes, también lo es. Parece que es mucho pedir un comportamiento profesional, que se deje funcionar a las instituciones, en este caso el Instituto Nacional de Estadística, al margen del uso partidista más descarado.

Bueno, bueno, dirán el presidente y el ministro, a qué viene tanta obsesión por la exactitud cuando han dicho 5.400.000 y han sido 5.273.600. Es que no. Han inflado frívolamente por interés político partidista las cifras de paro para presentar una situación más dramática si cabe.

Habíamos dicho aquí el pasado martes que la cifra de paro de la EPA del trimestre se situaría 'en torno a los 5.250.000 parados'. Y ha ocurrido eso. Pero más atención que la subida del paro en el cuarto trimestre de 2011, es decir, el desempleo, exige siempre en la EPA seguir la evolución del empleo. Y los datos son muy malos porque superan incluso las caídas de las afiliaciones a la Seguridad Social en los citados tres meses, un buen indicador, precisamente, sobre la evolución del empleo.

Es impresentable que las cifras del Gobierno salgan de la 'cocina' del PP  Rajoy tendrá que esperar a la EPA del primer trimestre de 2012, a difundir el 27 de abril, para ver confirmada, si no superada, la premura que exhibió al anticipar los 5,4 millones en su discurso de investidura. Dada la caída de la actividad económica, las proyecciones privadas apuntan a 5,8 millones de parados a finales de 2012 o una tasa del 25,2%. Nos acercamos con seguridad a un récord histórico, el de la tasa del 24,5% sufrida en 1933 por Estados Unidos durante la Gran Depresión. Claro que regiones enteras de España ya la han superado hace mucho, como son los casos de Andalucía y Canarias.

La economía española experimenta, pues, lo que los economistas anglosajones llaman un double dip (o un doble hoyo recesivo). Superada técnicamente la recesión hacia mayo de 2010, una anémica recuperación, más bien estancamiento, ha sufrido el choque del ajuste fiscal del Gobierno de Zapatero. La escuálida demanda nacional pudo ser compensada por la buena evolución de las exportaciones, a cuenta de la recuperación del comercio internacional.

Este doble hoyo era previsible. El primero, que acabó formalmente en mayo de 2010, fue desencadenado por la crisis financiera mundial y el desapalancamiento en una economía enormemente endeudada como la española; el segundo hoyo viene después del frenazo inicial porque los agentes económicos privados (familias, empresas y bancos) siguen  sobrecargados de deudas, y el sector público sufre un shock fiscal.

Y ahora, que se generaliza la atonía del comercio en la eurozona y en el mundo por la desaceleración/recesión, el segundo hoyo español ya no podrá, como se advierte en el colapso de la producción industrial en los últimos seis meses, moderar la caída en España durante 2012.

Con el nuevo golpe fiscal restrictivo de Rajoy, que se una a los efectos que todavía se dejan sentir del choque de Zapatero (se han destruido 80.000 empleos públicos en el cuarto trimestre de 2011) , la economía española está en caída libre.