Público
Público

Francia entrega a España a los etarras 'Susper' y 'Ermilo'

Han sido entregados temporalmente para rendir cuentas ante la Audiencia por delitos de terrorismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía Nacional ha trasladado desde Francia a España al ex jefe militar de ETA Juan Fernández de Iradi, alias Susper, y al etarra Balbino Saenz Olarra, Ermilo, al ser entregados temporalmente tras ser reclamados por los juzgados centrales de instrucción 1 y 3 de la Audiencia Nacional.

Según informa la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, la entrega de Susper ha sido concedida a favor de la Audiencia Nacional por delitos de atentado terrorista, mientras que la de 'Ermilo' por pertenencia a banda armada, depósito de armas, tenencia de explosivos, robo de vehículo, falsificación de documentos y tentativa de asesinato.

Susper, nacido en San Sebastián (Guipúzcoa) y de 38 años, ha sido entregado temporalmente reclamado por el juzgado central de instrucción número 3 por asesinato terrorista.

Fue detenido en Francia en 2002 y en diciembre de 2003, en esta última ocasión en la localidad gala de Mont de Marsan, lo que permitió la incautación de abundante documentación, tanto operativa como contable, de la organización terrorista.

La justicia francesa condenó en varias ocasiones al considerado jefe del aparato militar de ETA a penas de 15 y 30 años de prisión. Fue sentenciado por herir gravemente a un gendarme francés, asociación de malhechores con fines terroristas, tenencia de armas y explosivos, por portar documentos falsificados y por receptación de vehículos procedentes de robos.

Por su parte, Balbino Saenz Olarra, alias Ermilo, de 48 años, nació en San Sebastián (Guipúzcoa). Está reclamado por los juzgados centrales de instrucción 1 y 3 de la Audiencia Nacional por delitos de pertenencia a banda armada, depósito de armas de guerra, tenencia de explosivos, robo de vehículos, falsificación de documentos, tentativa de asesinato y preparación de cuatro tentativas de asesinato en vehículo contra la autoridad pública.

Formó parte del llamado comando Madrid de ETA y fue condenado a 108 años de prisión por el intento de asesinato de los ex ministros José Barrionuevo y Matilde Fernández y el atentado fallido contra dos furgones policiales.