Público
Público

Frente común contra el copago

Expertos de la sanidad rechazan las aportaciones por recibir asistencia médica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Aunque forma parte de todos los debates sobre el futuro del Sistema Nacional de Salud (SNS), el copago sanitario [hacer pagar al usuario una pequeña cantidad por la asistencia recibida] cuenta con pocas posibilidades de salir adelante, al menos en el momento actual.

Un día después de que el propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dejara claro en una entrevista en TVE que el copago 'no merece la pena', se presentaba en Madrid un informe realizado por 35 expertos sanitarios, y capitaneado por el ex ministro de Sanidad Bernat Soria, que también descarta esta fórmula como remedio a los males que aquejan al sistema sanitario español.

Varias consejerías de Sanidad consultadas por este diario, como las de Andalucía y Canarias, se manifestaron ayer en el mismo sentido, e incluso aquellos que eran partidarios del copago, como el nuevo conseller de Salut catalán, Boi Ruiz, creen que no es el momento adecuado para plantearlo, ya que perjudicaría a los que peor lo están pasando con la crisis. Otros responsables políticos como el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, y el secretario general del PSM, Tomás Gómez, también han rechazado esta medida en las últimas horas después de que el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, se mostrara el lunes en El País a favor de 'reconsiderar' la fórmula.

También rechazan el copago los expertos que han participado en el llamado Informe Bernat Soria, entre los que figuran el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, los consejeros de Andalucía y País Valencià, María Jesús Montero y Manuel Cervera, respectivamente, o los representantes de sociedades médicas, asociaciones de pacientes y organizaciones sanitarias.

Tras reconocer que 'el copago ya existe', al financiarse con impuestos el SNS, el informe señala sobre la aplicación de un nuevo copago que 'las dudas acerca de su efectividad, junto con otros efectos perversos, desaconsejan su aplicación'.

Como alternativa, se plantea 'una gestión más eficiente de los recursos y la corresponsabilidad de todos los agentes en el buen uso del sistema'. Para Soria, el copago 'no es la solución mágica a la sostenibilidad del sistema', como tampoco lo es una inyección de fondos públicos. Sí lo es, en cambio, 'corresponsabilizar a todos los agentes en la buena gestión del sistema', incluyendo a los pacientes. 'Si tenemos un sistema que genera el déficit, hay que hacer cambios estructurales', insistió. No obstante, parece claro que alguna medida hay que tomar ya si se quiere asegurar el futuro de un sistema sanitario que hoy presenta un déficit de entre 8.000 y 12.000 millones de euros.

Con la libertad de quien hace ya dos años que se alejó de la política y ahora afirma dedicarse a 'otra cosa' [la investigación], Soria no tuvo reparos a la hora de lanzar la voz de alarma sobre el futuro del sistema sanitario: 'Si no se toman medidas, la impresión es que dentro de cinco o diez años no podremos mantener nuestro sistema de salud, y eso es imperdonable'.

El ex ministro, que considera que el SNS necesita soluciones 'quirúrgicas', no 'cosméticas', sostiene que otra de las medidas necesarias es un pacto de Estado que permita, evitando un 'uso partidista de la sanidad', que aquello que la presente generación ha heredado 'pase a la siguiente sin hipotecas'.

Sus palabras fueron criticadas por la Federación de Asociaciones de Defensa de la Sanidad Pública, que ve 'sorprendente' que Soria haga propuestas que 'nunca tuvo en cuenta' en su 'gris' trayectoria en Sanidad.