Público
Público

Fuga de votos generalizada

Los socialistas sólo superan el 40% de las papeletas en Sevilla, Jaén y Huelva. Reciben menos sufragios que en 2008 en las 52 circunscripciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Más de cuatro millones de votantes el 35% de ellos en Catalunya y Andalucía negaron al PSOE este domingo la confianza que le brindaron hace cuatro años, cuando los socialistas obtuvieron su mejor resultado de la historia: 11.289.335 votos. En un contexto de crisis económica y con el Gobierno de Zapatero quemado tras el giro dado en política económica en mayo de 2010, la candidatura de Alfredo Pérez Ru-balcaba ha roto récords negativos. El PSOE obtuvo este domingo el respaldo de 6,97 millones de votos, 15,4 puntos menos que en 2008.

Hay que remontarse a las elecciones constituyentes de 1977 para encontrar cifras tan bajas en las filas socialistas. En la primera cita de la Transición lograron menos de seis millones de votos, el 29,39% de las papeletas. Este domingo, sin embargo, obtuvieron su mínimo histórico, un 28,73%. La fuga de votos ha sido generalizada en toda España. De hecho, no hay ni una circunscripción de las 52 existentes en la que los socialistas no hayan perdido apoyos respecto a 2008. La horquilla oscila entre los 11 puntos de mínima y los 22,8 de máxima (en Ceuta y Melilla).

En términos relativos, el PSOE ha obtenido su mejor resultado en Sevilla, donde ha sumado el 41,71% de las papeletas, y el peor en Ceuta, con el 20,2% de los votos. Como es lógico, en términos absolutos los socialistas han logrado el mayor número de sufragios en Madrid, con 875.044 papeletas, y Barcelona, con 725.699. Ambas son las provincias más pobladas.

La debacle catalana se centra en Barcelona, donde los apoyos al PSC se reducen un 44,5%

Catalunya, sin embargo, encierra la derrota más contundente al caer el apoyo al PSC un 45,5% respecto a hace cuatro años. En este feudo, los socialistas obtuvieron 920.323 papeletas, el 26,63% de los votos válidos totales. Unas cifras exiguas en comparación con las de 2008: 1.689.111 papeletas y el 45,39% de los votos. En número de diputados, el PSC ha pasado de 25 récord histórico a 14 y ha dejado de ser primera fuerza en Catalunya.

El peso de la debacle catalana se concentra fundamentalmente en Barcelona, donde el PSC ha obtenido 583.502 votos menos que hace cuatro años. Precisamente, la cabeza de lista era la ministra de Defensa en funciones, Carme Chacón, que estuvo a punto de disputarle a Alfredo Pérez Rubalcaba la candidatura a la presidencia del Gobierno. También ha sido pronunciada la pérdida de apoyos en Tarragona y Girona. En la primera, los apoyos han caído 18,8 puntos respecto a 2008 pérdida que se ha traducido en dos escaños menos, y en la segunda, 18,1. Sin embargo, en este caso, el PSC perdió dos diputados.

El mayor retroceso andaluz se ha vivido en Cádiz, con un 38,2% menos de sufragios

La fuga de votos también ha sido numerosa en Andalucía, donde las urnas han recogido 751.433 papeletas menos a favor del PSOE que en 2008, un 32%. La formación liderada por José Antonio Griñán experimentó su mayor retroceso en Cádiz, cuya lista encabezaba el expresidente andaluz Manuel Chaves. Del 51,1% de los sufragios ha pasado al 32,76%, 18,4 puntos menos que hace cuatro años. Sevilla sufre el segundo retroceso más relevante, de 16,3 puntos, y le sigue Málaga, donde los socialistas han logrado conservar el tercer escaño a pesar de que el respaldo cayó 15,4 puntos. En sentido contrario, Jaén, Almería, Granada y Córdoba, donde el PSOE se ha resentido menos en comparación con hace cuatro años.

Madrid es el tercer coladero de votos para el PSOE, donde ha obtenido el respaldo de un 37,5% menos de votantes que en 2008 al perder más de medio millón de papeletas en las urnas. Cabe destacar también la merma en el respaldo al PSE en Euskadi, una de las dos comunidades que siguen gobernando los socialistas. En los tres territorios históricos, Araba, Gipuzkoa y Bizkaia, los socialistas lograron el respaldo de poco más del 20% del electorado. En conjunto, han perdido el 41% de los votos respecto al resultado de 2008.

Los socialistas vascos no llegaron al 25% de los votos en ninguna de las tres circunscripciones

Las provincias en las que los socialistas han perdido menos votos son aquellas en las que ya estaban bajo mínimos. En Soria, por ejemplo, los socialistas han tenido 7.810 votos menos, aunque el reparto de diputados se ha mantenido. Como en 2008, PSOE y PP han obtenido uno cada uno. En Teruel, Ourense y Murcia el menor respaldo en las urnas se ha traducido en la pérdida de un escaño. Y aunque las dos primeras son circunscripciones pequeñas con tres diputados en disputa, el caso de Murcia es el más llamativo. De los diez en juego, el PSOE ha obtenido sólo dos, uno menos que en 2008.

La mayoría de las provincias inamovibles, aquellas en las que el reparto de escaños se mantiene invariable convocatoria tras convocatoria, también están en la parte baja de la tabla negativa. Así, los socialistas han perdido entre 12 y 14 puntos en las provincias de Castilla y León con sesgo conservador (el reparto siempre es dos a uno a favor del PP): Ávila, Palencia, Segovia, Valladolid y Zamora. Esto, sin embargo, no se ha traducido en pérdida de fuerza parlamentaria. Lo mismo ocurre en las castellano-manchegas de Cuenca y Guadalajara, donde el PSOE ha bajado 12,2 y 13,3 puntos, pero sin variar su representación parlamentaria.