Público
Público

"Ganaré las próximas elecciones"

El presidente del PP se da un baño de masas en Pontevedra, en una cena con 2.000 comensales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Anoche, Mariano Rajoy jugaba en casa. El recinto ferial de Pontevedra se vistió de gala para recibir al líder del PP en el que era su primer acto de partido desde la cita electoral del 9-M. Justo una semana antes , el presidente de los conservadores había viajado a Calahorra (La Rioja) para visitar la zona afectada por el atentado de la banda terrorista ETA.

Dos mil simpatizantes y afiliados fueron convocados para recibirle en un acto en el que el presidente del PP de Galicia (PPdeG), Alberto Núñez Feijóo y el del PP de Pontevedra, Telmo Martín, actuaron como maestros de ceremonias.

Rajoy llegó a la ciudad en la que se dio a conocer como político con una derrota electoral a sus espaldas. Pero pensando en el futuro, en el más inmediato. Concretamente, en el mes de junio, cuando los conservadores celebrarán su congreso en Valencia. Pese a lo amargo de volver a casa tras no haber conseguido llegar a La Moncloa, Rajoy llegaba también agradecido, saboreando una de las mejores noticias que ha oído en esta semana de turbulencias: el líder del PP gallego le había prometido que sus paisanos iban a apoyarle en el congreso de junio. Se trata de una oferta importante teniendo en cuenta que la delegación gallega es la segunda en número de compromisarios.

La cita era a las 21.30, pero se hizo esperar –no apareció hasta las 22.15– mientras los asistentes intercambiaban opiniones de pie, junto a unas mesas decoradas con banderines del PP. De banda sonora, se escuchaba la melodía de los populares y una pantalla mostraba algunas imágenes protagonizadas por Mariano Rajoy. Cuando entró el líder, acompañado por Viri, su mujer, sonó la versión más cañera. Fue un mitin-cena en toda regla. De hecho, este encuentro estaba previsto para el 7 de marzo y no pudo celebrarse debido a que la campaña electoral fue suspendida por el atentado de Arrasate-Mondragón. Es una cita, dicen, que Rajoy había prometido a sus paisanos.

Rajoy comenzó su discurso con un “gracias” antes de pasar a recordar que Pontevedra es donde empezó, donde más ha aprendido y donde el PP sí gana las elecciones.

Por ello está en deuda: “Yo que voy a seguir en política, en este partido, estoy en deuda y cumpliré porque ganaré las próximas elecciones”. Después, insistió ante su auditorio en que va a presentar una candidatura para seguir al frente del partido después de junio.

El mejor trampolín para 2012

Y como ya hizo el lunes, aseguró que está convencido de que el hecho de que él siga es lo mejor para los conservadores. Además, cree que en 2012 estará más preparado.

Para el líder de los conservadores el secreto para conseguir mejores resultados está en trabajar y, también, en dar oportunidades a la gente joven. Todo un guiño a las críticas que han despertado algunos de sus nuevos nombramientos.

Núñez Feijóo, por su parte, señaló que el PPdeG sigue siendo la mayoría de Galicia porque además de representar “mejor que ningún otro” los intereses de los gallegos, “es una mayoría que se renueva al tiempo que la sociedad”.  

El líder del Ppde G se mostró convencido de que “cuatro años –los del nuevo gobierno del PSOE– serán el tiempo suficiente para que los españoles conozcan más” a Rajoy de cara a ganar las próximas generales.

Feijóo tiró del gallego para decirle al líder de su partido que le apoyaban en todas las decisiones que había tomado desde el 9 de marzo y que lo iba a seguir haciendo.

“Estamos orgullosos de ver tu honestidad a la hora de decir a los españoles que vamos a seguir adelante porque los españoles han comprendido que somos la única alternativa al PSOE”.

Cerró su discurso dedicando unas palabras de agradecimiento a Mariano Rajoy por haber cuidado tan bien a su tierra en las primeras iniciativas que ha tomado en esta nueva legislatura. El propio Feijóo integra la ponencia de estatutos que deberá exponerse en el XVI Congreso Popular, en Valencia. Es el caramelo más importante.