Público
Público

El Gobierno confía en el apoyo del PNV para apuntalar la legislatura

Minimiza la tensa negociación de la reforma de los convenios y censura a Erkoreka por "presumir en exceso"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno tiene apoyos parlamentarios suficientes para encarar con seguridad el resto de la legislatura, según defiende la dirección del Grupo Socialista en el Congreso. El vértigo que el Ejecutivo vivió el miércoles para salvar el nuevo decreto sobre negociación colectiva 'no inaugura una etapa de inestabilidad política', coinciden los interlocutores contactados por Público en el PSOE.

Su análisis se ajusta al del el Ejecutivo. 'Lo que se produjo fue un trámite bastante natural', contemporizó el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, a propósito de la costosa negociación con CiU y PNV que permitió al Gobierno salvar in extremis el decreto y espantar un adelanto electoral.

El pacto in extremis con CiU y PNV 'no abre una etapa', según los socialistas

Agua pasada, minimizan las fuentes consultadas. A su juicio, la dificultosa negociación no se repetirá cuando el Congreso discuta el techo de gasto presupuestario límite impuesto a las cuentas del Estado que se aprueba hoy. Esta votación es decisiva, al prologar el debate sobre Presupuestos de cada otoño. El PSOE la considera 'muy encarrilada', basándose en los contactos abiertos con otros grupos para acordar las conclusiones del próximo Debate sobre el Estado de la Nación.

Los dos partidos clave, CiU y PNV el PSOE da por hechos los cuatro votos de CC y UPN,ocultan su disposición. El último techo de gasto se aprobó por la abstención del Grupo Catalán . El PSOE no adelanta acontecimientos, curándose en salud. Jáuregui también sorteó esta cita en el calendario confiando en el apoyo vasco a las cuentas de 2012: El PNV 'es el partido bisagra. Lo ha sido en los últimos dos presupuestos y puede serlo también en el próximo', apuntó el ministro en Radio Euskadi.

Jáuregui espera que el PNV sea la 'bisagra' del Presupuesto de 2012

'Lo del miércoles ocurre todas las semanas, la negociación es parte del oficio parlamentario', resta relevancia a la derrota evitada un veterano diputado socialista. A su juicio, las 'desafortunadas' palabras del portavoz del PNV tras dar su visto bueno 'nunca he visto un caso semejante', se felicitó Josu Erkoreka 'hinchó de dramatismo' la negociación. Es una impresión extendida en el PSOE. 'Tenemos la costumbre de ver a dirigentes del PNV presumir de forma excesiva de lo que consiguen en Madrid', censuró a Erkoreka el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez.

Los negociadores socialistas consideran que el portavoz nacionalista 'se excedió' además en las expectativas creadas. También lo entiende así Gómez: 'Que se vea cómo entra y cómo sale la reforma del Parlamento', invitó a comprobar en RNE. El recorrido parlamentario del texto 'pondrá en su justa medida' la alegría exteriorizada por Erkoreka que el propio portavoz rebajó después al crecer su sinceridad como una bola de nieve rodando contra la imagen del PSOE.

En cualquier caso, los socialistas agradecen a PNV y CiU el apoyo que ha permitido salvar las principales reformas impulsadas del Ejecutivo. 'Mostraron más sentido de Estado' que el PP, aplaudió el ministro de Fomento, José Blanco. 'El PP hizo de nuevo un ejercicio de patriotismo de pacotilla al no comprometerse con las reformas que necesitaEspaña', apostilló.

El partido vasco promete estabilidad al Ejecutivo si cumple sus acuerdos

El PNV, mientras tanto, se mostró abierto a facilitar estabilidad al Gobierno y favorecer que pueda concluir la legislatura con la aprobación de los Presupuestos de 2012, siempre que cumpla los compromisos adquiridos en el acuerdo de este año para el desarrollo del Estatuto de Gernika.

Fuentes del partido nacionalista consultadas por este diario ratificaron ayer que el calendario previsto para el primer semestre de 2011 se ha cumplido, tras el visto bueno dado el miércoles por la Comisión Mixta de Transferencias al traspaso de 11 materias pendientes valoradas.

Para seguir contando con esta disposición del PNV a negociar las cuentas de 2012, el Gobierno tiene ahora de plazo otros seis meses para satisfacer el tercer paquete de transferencias comprometidas, que incluye el Fondo de Garantía Salarial, Ferrocarriles y Seguridad Privada, entre otros capítulos.

En el PNV entienden que si el Ejecutivo está interesado en contar con su apoyo, lo lógico es que lo demuestre agilizando la transferencia de este tercer paquete para empezar a negociar cuanto antes. El partido nacionalista espera así que el Gobierno se ponga en contacto la próxima semana para discutir el techo de gasto del próximo ejercicio antes de su remisión al Congreso. Según estas fuentes, otro factor que también 'tendrá importancia a la hora de decidir su voto' en los presupuestos del próximo año será el papel del Gobierno de Rodríguez Zapatero en el ámbito de la pacificación y la normalización política de Euskadi.

'El Gobierno ha tenido que hacer más concesiones a los partidos nacionalistas para aprobar su reforma estéril. Ante la falta de apoyos firmó un pacto secreto media hora antes de la votación', recogió el PP en un argumentario interno que abre una nueva línea de crítica en el recetario conservador.

Su vicesecretario de Política Autonómica, Javier Arenas, aprovechó la zozobra del debate del miércoles para pedir elecciones anticipadas. A su juicio, el Gobierno sólo está poniendo 'parches, parches y parches'. 'No hay que confundir chapuzas con reformas', sentenció.

La abstención de CiU en la reforma de la negociación colectiva marcará el rumbo de la federación nacionalista en Madrid. El president Artur Mas se mostró ayer confiado en lograr contrapartidas tras haber salvado a Zapatero en el Congreso y apuntó a un posible traspaso en la titularidad de los hospitales públicos gestionados por la Generalitat, que pertenecen a la Seguridad Social. La posibilidad de conseguir una gestión catalana de los aeropuertos del Prat, Reus, Girona y Sabadell también fue comentada por un Mas instalado en el pragmatismo que aplicó Pujol en los años 80 y 90.

Pero CiU quiere marcar distancias con Zapatero y descarta votarle los presupuestos. 'No lo haremos a no ser que nos haga una oferta brutal, con el Fondo de Competitividad y aeropuertos', explicaban ayer fuentes del Govern. La federación sí contempla apoyar al Gobierno en 'reformas pendientes como la flexibilización del mercado laboral'. El Govern sabe que CiU no es 'ni decisiva ni el socio preferente', pero se guarda una carta, la de dulcificar el adiós de Zapatero: 'Puede irse con la cabeza alta'. Además, el president Mas reivindica su 'prestigio en Europa', que le ha llevado a reunirse con José Manuel Durão Barroso, presidente de la Comisión Europea, y Herman Van Rompuy, Presidente del Consejo Europeo. 'Están muy pendientes de Catalunya y Zapatero lo sabe'. // A. M. VIDAL