Público
Público

Gómez parte con el apoyo del 57% de la ejecutiva regional del PSM

Jiménez intenta convencer a varios dirigentes para que cambien su voto y la respaldena ella en las primarias. El equipo del secretario general cree que el vuelco es imposible

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En el camino hacia las primarias de los socialistas madrileños, el secretario general del PSM parte con ventaja en la dirección regional del partido. 24 de los 42 miembros de la ejecutiva lo respaldarían hoy, lo que equivale al 57% del total. La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, cuenta con 15 votos. Otros tres dirigentes están indecisos o no quieren desvelar su preferencia.

Si este reparto de fuerzas se mantiene a principios de septiembre, cuando se reúna la ejecutiva regional, Gómez pasaría oficialmente de seraspirante a candidato en las primarias.

Según las reglas del partido, para ser proclamados candidatos, los aspirantes deben reunir el aval del 15% de la militancia (2.671 firmas de los 17.809 afiliados), lograr el respaldo de la mayoría del comité regional o conseguir el aval de la mayoría de la ejecutiva.

'Es factible ganar en la ejecutiva', dicen los cercanos a la ministra

Pero Jiménez no se lo pondrá fácil al líder de los socialistas madrileños. Fuentes cercanas a la ministra de Sanidad aseguran 'tener ya el respaldo de 18 miembros de la ejecutiva'. Ella misma está llamando a varios dirigentes del PSM que han declarado públicamente su apoyo a Gómez para convencerlos de que cambien el sentido de su voto.

'Conseguir la mayoría de la ejecutiva es factible', explican desde el entorno de la ministra. 'El apoyo tan rotundo de Lissavetzky a Trini también nos ha venido muy bien, porque Jaime es una persona muy respetada en el partido. La gente huele poder y cada día que pasa está más claro cuál es el ticket ganador', indican esas mismas fuentes.

Por su parte, personas cercanas a Gómez dan por descontado que 'las presiones' de la ejecutiva federal, que respalda la candidatura de Jiménez, 'van a ser brutales'. No obstante, están convencidas de que 'no habrá cambios de bando. Para empezar, porque la mayoría de la ejecutiva, al votar a Tomás, está defendiendo el trabajo realizado durante los tres últimos años'. Además, destacan que Gómez 'tiene margen y aunque se produjeran una o dos fugas, aún conservaría la mayoría absoluta'. Esta se logra con 22 votos.

Un hipotético triunfo de la ministra en la ejecutiva sería un enorme golpe de efecto. Pero, a día de hoy, quien parte con ventaja es Gómez, quien en caso de lograr el respaldo de la cúpula podría presumir de ser el único aspirante que se convierte en candidato por las tres vías posibles (aunque sólo sea necesaria una). En todo caso, un triunfo muy ajustado del actual secretario general del PSM sería utilizado por los fieles a la ministra para difundir el mensaje de que el apoyo a Gómez decrece día a día en el partido. Hace unas semanas, Gómez aseguraba contar con el respaldo del 95% de la dirección.

Fuentes próximas a Gómez cuentan con 'presiones' de la dirección federal

De acuerdo con el recuento realizado por este diario, 24 miembros de la ejecutiva votarán a Gómez. Una decena de ellos firmaron el manifiesto público en favor del secretario general que se difundió la semana pasada, ocho forman parte de su núcleo duro (Maru Menéndez, Eduardo Sotillos, Trinidad Rollán...) y otros seis revelaron a Público su preferencia por el líder del PSM.

En cuanto a los apoyos de Trinidad Jiménez, a día de hoy contaría con 15 votos seguros. La mayoría ya han mostrado públicamente su aval a la ministra y los otros señalaron su preferencia en conversación con Público (Félix García Lausín o Dolores García-Hierro, por ejemplo). Este diario intentó sin éxito contactar con Enrique Guerrero, pero hay coincidencia en que su cercanía con la Moncloa hará que se incline por Jiménez.

Tres personas aparecen como indecisos. Óscar Monterrubio, en conversación con este diario, se negó a desvelar el sentido de su voto. Público no pudo hablar con Santiago Llorente, pero ninguno de los dos equipos enfrentados se atreve a apuntarlo en su casillero. Y la presidenta del PSM, Delia Blanco, aunque llegó a publicar algún artículo en prensa apoyando a Gómez, insiste ahora en que su cargo le exige 'la máxima neutralidad' y evita respaldar públicamente al secretario general.