Público
Público

Guerra de autobuses ateos y cristianos por Madrid

Un conductor quiso objetar a circular con el mensaje que cuestiona la existencia de Dios 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En el momento justo en el que el autobús de la línea 3 que luce el lema: 'Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida' pasa por la catedral de La Almudena (Madrid), Dolores, de 68 años, se levanta de la marquesina. No pretende subirse, sólo quiere que los viajeros y el conductor vean 'muy bien' que ella se ha puesto un babero blanco sobre su abrigo de pieles con la frase: 'Dios existe' por delante y 'Él es mi consuelo y mi esperanza' en la parte de atrás.

Dolores esperó casi dos horas a que pasase dicho autobús, uno de los dos que desde este martes llevan publicidad pagada por la Unión de Ateos y Librepensadores en contra de la existencia de un ser superior. 'He venido dispuesta a perder el tiempo que hiciera falta', explicó ayer, muy ofendida. 'Me parece una inmoralidad, me avergüenzo de ser española', remachó. Pero muchos no entendieron su idea. '¿Qué pide usted? ¿Más autobuses?', le preguntó una señora, al ver que Dolores se levantaba con su babero cada vez que veía un vehículo rojo a lo lejos. En cambio, a Miguel Ángel la campaña le pareció 'perfecta'. 'La estaba esperando, pero no sabía que justo iba a pasar por aquí', agregó. Antes de subirse en el autobús en Puerta de Toledo hizo una foto al anuncio con su teléfono móvil.

En Madrid se cruzaron ayer mensajes de ateos y cristianos en ocho autobuses de cinco líneas distintas. De un lado el 'Probablemente Dios no existe', que ya lució en Barcelona y en Londres y también lo hace desde el pasado lunes en Málaga, y de otro, 'Dios sí existe. Disfruta de la vida en Cristo', lema de los cristianos evangélicos que circula por Madrid y Fuenlabrada. Además, otros vehículos del transporte público lucieron 'Cuando todos te abandonan, Dios permanece contigo', pagado por la organización católica E-Christians.

El propio Arzobispo de Madrid, Antonio Rouco Varela, estuvo a punto de cruzarse ayer con el autobús ateo. La casualidad hizo que, a la hora de comer, y sólo cinco minutos después de que circulase el vehículo con el 'Dios no existe' por la puerta del Arzobispado, Rouco pasease por la misma calle con Juan Antonio Martínez Camino, secretario de la Conferencia Episcopal Española. A la pregunta de '¿Qué opina de la guerra de autobuses?', Rouco sonrió, abrió la boca y dijo '¡Ah!', a lo que Martínez Camino se apresuró a añadir muy sonriente: 'Nos remitimos a la nota que emitimos el domingo pasado, muchas gracias'. En la nota, Rouco arremetía contra los ateos y su publicidad en el transporte público.

La jornada transcurrió tranquila, salvo la anécdota de Dolores y algunos fanáticos que acudieron a la cabecera de la línea con la publicidad atea, en Puerta de Toledo, a pintar con rotulador lemas a favor del catolicismo. La mayoría de los viajeros ni se habían enterado de que circulaban en autobuses con publicidad cristiana o atea. 'No me he dado cuenta', 'ni me he fijado' o '¡ah!, ¿sí?', fueron respuestas recurrentes. Óscar Ramos, peruano, no conocía la campaña, pero al enterarse aseguró que no iba a montarse en el autobús en señal de protesta. Pero cuando pasó el vehículo cambió de idea. 'Es que, si no, tengo que esperar mucho', se justificó.

Paco, el conductor al que le tocó conducir el autobús con la publicidad que niega a Dios, aseguró que quiso cambiar el turno a un compañero, pero no le dejaron. 'Es que yo soy católico y tengo mis ideas... Yo no quería... Y mañana, encima, me toca otra vez', se quejó. Otro conductor de la misma línea, en cambio, aseguró que le hubiese 'encantado' que le tocara conducir el vehículo de la polémica. Otro contestó que hasta que no le tocara conducirlo, no iba a opinar. Y un tercero denunció que algunos católicos habían repartido en su vehículo, que llevaba otro tipo de publicidad, unas tarjetitas con la inquietante frase: 'Si usted se muere esta noche, ¿dónde pasará la eternidad?'.

El dinero para pagar la publicidad del 'Probablemente Dios no existe' ha salido de las donaciones recogidas por la Unión de Ateos y Librepensadores, que ya ha recaudado 30.000 euros. Los anuncios de los dos autobuses de Madrid han costado, en total, 4.000 euros, según explicó Luis Vega, presidente de la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores.

El lema que niega a Dios podrá ser visto en las líneas 3 y 5 (ambas recorren el centro de Madrid) hasta el próximo 26 de febrero. Además, el autobús ya circula por Málaga y a partir del lunes que viene lo hará por las calles de A Coruña. En Zaragoza las autoridades han dicho que no, y en Valencia la puesta en marcha ya lleva un retraso de un mes porque la Administración no termina de dar el visto bueno.