Público
Público

"Se está haciendo todo lo posible por encontrar a los desaparecidos"

El ministro del Interior impone la máxima distinción policial al único agente hallado tras la tragedia en el mar de A Coruña

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Diversas autoridades, compañeros y familiares despidieron este sábado, en un funeral íntimo celebrado en el cuartel de As Lonzas, en A Coruña, a Javier López López, el agente de Policía Nacional de 38 años que falleció en la madrugada del pasado viernes en la Playa del Orzán cuando intentaba, junto con otros dos agentes —todavía desaparecidos— rescatar a un joven eslovaco —también desaparecido— del mar.

Al funeral acudieron diversas autoridades como el Ministro del Interior, Jorge Fernández; el secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa, el Presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; la presidenta del Parlamento gallego, Pilar Rojo; el presidente de la Diputación de A Coruña, Diego Calvo; o el alcalde de la ciudad, Carlos Negreira.

En este sentido, recordó que, desde primera hora de la mañana, se ha reanudado todo el operativo habilitado en la jornada del viernes y al que se han sumado los buzos de la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Policía Autonómica de Galicia.

El alcalde detalló que, 'desde las 10.55 horas, los buzos rastrean la zona del Matadero en línea paralela hasta Casa de los Peces' aunque a las 15.00 horas dejan esta labor 'ya que la pleamar entra con fuerza'.

A la salida del funeral, el alcalde de A Coruña, Carlos Negreira, aseguró que 'se está haciendo todo lo posible' para encontrar a los dos agentes de la Policía Nacional y al joven eslovaco desaparecidos. Negreira explicó que, en estos momentos, los dispositivos de tierra, mar y aire habilitados 'trabajan con el objetivo de tener una localización positiva' de los cuerpos.  'El dispositivo de tierra está totalmente desplegado por toda la ensenada hasta las zonas de la Torre de Hércules y del Millenium'.

El ministro impuso al agente, a título póstumo, la Medalla de Oro al Mérito Policial, el máximo reconocimiento a un funcionario del Cuerpo Nacional de la Policía, en un acto en el que también se entrega la bandera de España y la gorra de plato a sus familiares más cercanos.

Este reconocimiento dio paso a una misa en honor al fallecido, que fue oficiada por el Capellán Mayor del Cuerpo Nacional de la Policía, Jesús Angel, en una ceremonia íntima, y a la que solo han asistido familia, compañeros y autoridades, por expreso deseo de los más cercanos al fallecido.

Tras esta ceremonia, el cuerpo fue trasladado al municipio de A Fonsagrada, lugar de origen del policía y en el que recibirá sepultura esta tarde en el Cementerio Parroquial de Lamas de Moreira, también en la intimidad.