Público
Público

El horror nazi, contado por dos supervivientes españoles

El juez Ismael Moreno ha tomado declaración en la Audiencia Nacional a Ramiro Santiesteban y Jesús Tello por la investigación que dirige contra cuatro responsables de las SS

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ramiro Santiesteban, 87 años de edad. Cuando aún era un niño, con 15 años, ingresó en el campo de exterminio nazi de Mauthausen (Austria) junto a su hermano y su padre. Jesús Tello, 85 años. Al igual que su compañero, llegó a Mauthausen a los 15 años después de cuatro días hacinado en un tren con otros 900 prisioneros.

Hasta 7.300 españoles procedentes de Francia pasaron por Mauthausen, desde 1940 a 1945. De ellos, más de 4.300 murieron ahorcados, fusilados, destrozados por los perros, agotados tras horas interminables de trabajos forzados en las canteras, asfixiados en las cámaras de gas, extenuados por el hambre...

Santiesteban y Tello sobrevivieron gracias a la 'suerte'. Ambos relataron ayer ante el juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, sus recuerdos de los cinco años vividos en aquel 'horror' nazi. La declaración de los dos supervivientes españoles se enmarca dentro de la investigación iniciada por Moreno a partir de una querella presentada por un grupo de víctimas españolas contra cuatro ex oficiales de las SS, residentes en EEUU, por un presunto delito de genocidio y lesa humanidad.

Por ese motivo, los querellantes solicitan la extradición a España de estos cuatro oficiales. Todos ellos pertenecían al grupo Totenkopf-Sturmbann (Batallón de la Calavera), y actuaron entre 1942 y 1945 en varios campos, entre ellos Mauthausen. Tras la Segunda Guerra Mundial, huyeron a EEUU y obtuvieron la nacionalidad estadounidense, que perdieron cuando se descubrió su pasado nazi.

'Todos los SS mataban. El único objetivo de los Toten-kopf [unidades de las SS creadas para la custodia de los campos de concentración] era matar', afirmó ayer Tello. 'No sé cómo salimos vivos, porque estábamos condenados a morir', admitió. Y cargó contra los teóricos del negacionismo: 'Me fastidia que haya políticos que digan que las cámaras de gas no existieron. Eso es radicalmente mentira'.

A su salida del tribunal, los dos testigos reconocieron que evocar aquellos recuerdos fue algo 'duro' y 'doloroso', aunque coincidieron en la 'importancia' de su declaración para 'evitar que aquello se repita'. 'La mayoría no ha pagado por ello. Se tendría que haber hecho justicia nada más terminar la guerra', explicó Santiesteban.

El abogado de la acusación, Antonio Segura, se mostró confiado en que los cuatro ex oficiales puedan ser juzgados en España. La Fiscalía, por su contra, creen que es difícil que la causa prospere, puesto que ninguno de los testigos ha podido identificar a los nazis.