Público
Público

La huelga de 'bolis caídos' deja 140.000 multas en el tintero

La Asociación de Guardias Civiles dice que las denuncias han bajado a la mitad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La huelga de bolis caídos no sólo existe, sino que se muestra de lo más efectiva, ya que los agentes de la agrupación de Tráfico de la Guardia Civil han puesto este verano 140.000 multas menos que en 2009. En resumen, se ha registrado una reducción del 50% en el número de infracciones sancionadas por los agentes de tráfico para reivindicar sus mejoras laborales, según comunicó la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC).

En concreto, en los diez primeros días de agosto se han impuesto 20.000 multas menos que en el mismo periodo de 2009; en julio, 60.000 menos; y en junio, otras tantas. Además, la AUGC asegura que en los cuarteles rurales también se está formulando un número sensiblemente inferior de denuncias frente a periodos previos, aunque no constan datos oficiales.

A pesar de las cifras, la AUGC única asociación que defiende los derechos de los guardias civiles niega que exista una huelga, y atribuye la caída de la cifra de multas al 'desencanto' de los profesionales. 'Los agentes están sufriendo una enorme desmotivación que, lógicamente, influye en el desempeño de sus funciones', aseguró a este diario el secretario general de la asociación, Alberto Moya. Los guardias civiles cumplen con su 'función en carretera, que no es otra que evitar accidentes y auxiliar al ciudadano', dice la AUGC.

'Los agentes están sufriendo una enorme desmotivación'

Los agentes se sintieron muy molestos cuando la semana pasada el director general de Tráfico, Pere Navarro, incidió en la importancia de las multas para evitar los accidentes, algo que entendieron como si se les responsabilizara del tímido repunte de la siniestralidad registrada en verano. 'Para evitar accidentes, lo que de verdad funciona no son las multas, sino la presencia preventiva de los agentes en carretera; el 75% de los siniestros se producen en carreteras secundarias, donde apenas hay agentes', defiende Moya.

Además, la AUGC denuncia que los guardias están sufriendo amenazas y presiones de sus mandos. 'Desde este verano, a los jefes de las unidades se les solicita de forma verbal el nombre de aquellosguardias civiles que menos multas ponen', denuncia el representante de la organización. Este nuevo baremo 'que los mandos se han inventado en respuesta a la supuesta huelga de multas' penaliza a los agentes en su salario por baja productividad.

Para esta asociación, las presiones están generando mayor malestar y desmotivación, y una 'quiebra social' entre los guardias y sus mandos intermedios, que se ven obligados a denunciar a sus agentes. 'Este método de presión puede generar dudas en el ciudadano, ya que a partir de ahora puede pensar que el guardia civil le denuncia porque de esa multa depende su sueldo'.