Público
Público

Huye una líder de Batasuna con ayuda de simpatizantes

La Policía francesa se retira ante la oposición de un centenar de personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Petite Bayone, el casco urbano de la localidad francesa, vivió ayer un episodio insólito cuando un grupo de simpatizantes de la izquierda abertzale arrancó de los brazos de la Policía gala a la dirigente de Batasuna Aurore Martin. Los agentes de la Subdirección Antiterrorista (SDAT) intentaban cumplir una orden judicial de arresto para su entrega a España por delitos de terrorismo, pero al cierre de esta edición Martin continuaba en busca y captura.

Alrededor de las tres de la tarde, seis agentes ocultos con pasamontañas se personaron en un tercer piso del centro de Bayona. Dentro, Martin concedía una entrevista a varios periodistas rodeada de allegados, que se negaron a abrir la puerta. Los agentes, según relató ella misma a Infozazpi Irratia, tiraron la puerta abajo y detuvieron a la dirigente abertzale.

Comenzó entonces un forcejeo entre los simpatizantes abertzales y los agentes que se prolongó por las escaleras del inmueble. Los policías bajaban a Martin en volandas, agarrada por los brazos y las piernas. Al llegar a la calle, el grupo era tan numeroso que los agentes decidieron retirarse para volver con refuerzos. Cuando lo hicieron, Aurore Martin ya se había refugiado en un bar cercano, que rodeaban un centenar de personas, entre ellos un grupo de indignados que acampaban en las proximidades.

Sobre las cuatro de la tarde, las Compañías Republicanas de Seguridad (CRS) los antidisturbios galos cercaban la plaza para proceder a la detención. Media hora después desistieron y procedieron a retirarse. El ministro del Interior, Claude Guéant, explicó que se trataba de evitar un problema 'de orden público', al tiempo que aseguraba que Aurore Martin terminaría siendo detenida.

Tras el levantamiento del dispositivo policial, Martin y otros dirigentes de Batasuna formación que es legal en el país vecino improvisaron una rueda de prensa en plena calle. 'Si el Estado francés desea sumarse a la nueva era política que se ha abierto en Euskal Herria, le pedimos que no ejecute la euroorden contra Aurore Martin', decía el portavoz de la formación Xavier Larralde.

Entre los políticos que acudieron a arropar a Martin se encontraba una edil de la UMP, el partido de Nicolas Sarkozy, aunque a título individual, según informó Gara. Además de concejales abertzales también se acercaron socialistas, como la consejera general del PS en Baiona, Marie-Christine Aragon.

Varios agentes de la Policía española esperaban en la frontera la inmediata entrega de Martin, pero al ser informados de los hechos se retiraron, informaron a Público fuentes de la lucha antiterrorista. Los agentes iban a trasladar a Martin a la Audiencia Nacional, donde el juez Pablo Ruz le acusa de un delito de integración en organización terrorista y de haber participado en reuniones de la ilegalizada Batasuna entre 2006 y 2007. Martin ya fue detenida en 2003 tras aparecer en los papeles del jefe de ETA Susper.

El Tribunal de Apelación de París decidió el pasado 16 de diciembre satisfacer, en última instancia, la petición de extradición. Martin anunció que se escondería y así hizo hasta el pasado fin de semana, cuando reapareció en un acto público en Biarritz. Desde el 23 de diciembre consta una orden de detención dictada por la Fiscalía de Pau.