Publicado: 11.08.2015 20:58 |Actualizado: 11.08.2015 23:30

La Iglesia oculta documentación sobre el asesinato de un religioso español en el Chile de Pinochet

La Conferencia Episcopal Española y el Arzobispado de Valencia mantienen bajo llave los archivos de Antonio Llidó, el sacerdote desaparecido en octubre de 1974. Hace pocos días murió uno de sus verdugos, el siniestro general Manuel Contreras.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Antonio Llidó, el sacerdote español desaparecido en Chile en octubre de 1974.

Antonio Llidó, el sacerdote español desaparecido en Chile en octubre de 1974.

BILBAO.- Silencio, silencio y más silencio. Desde hace 41 años, los familiares del sacerdote valenciano Antonio Llidó, secuestrado y desaparecido por la dictadura de Pinochet, suelen toparse con esa maldita palabra. Su cadáver, al igual que en otros miles de casos registrados en ese país, jamás apareció. Uno de los verdugos que podía conocer su suerte, el general Manuel Contreras, ex jefe de la Policía Secreta chilena, moría el pasado viernes. En un enésimo gesto de crueldad, decidió llevarse la verdad a la tumba.

Silencio en Santiago de Chile, pero también en Valencia. Según ha podido confirmar Público, las autoridades eclesiásticas españolas aún se niegan a entregar los documentos relacionados con este caso. El historiador Mario Amorós (autor del libro Antonio Llidó, un sacerdote revolucionario, publicado en 2007 por la Universidad de Valencia) quiso conseguirlos, pero desde el Arzobispado le respondieron que debían pasar 50 años para que los archivos fuesen descatalogados.

Amorós también recurrió al archivo de la Conferencia Episcopal Española, concretamente al apartado sobre los curas enviados a América. La respuesta fue parecida: el silencio, en este caso, se elevaba hasta los 100 años de ocurrido el secuestro de Antonio, quien se había desplazado a Chile para trabajar en zonas empobrecidas. También fundó “Cristianos por el Socialismo” y se comprometió con la lucha por los más desfavorecidos. Cuando Pinochet derrocó al presidente Salvador Allende, su condena ya estaba escrita.



“Si algo malo me ocurriera, quiero que tengan claro que mi compromiso con esto que hago ha sido libremente contraído, con la alegría de saber que esto es exactamente lo que me corresponde hacer en este momento”, escribió a sus familiares en septiembre de 1974, justo un año después de instalado el terrible régimen dictatorial.

El 1 de octubre de ese mismo año, Antonio fue secuestrado por agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) al mando de Manuel Contreras. Entonces empezó su periplo por el horror: primero lo torturaron en el campo de concentración denominado José Domingo Cañas. Luego lo llevaron a Cuatro Álamos, otro centro de detención, donde fue visto por algunos sobrevivientes. Quienes estuvieron con él cuentan que estaba destrozado, pero aún así seguía dando ánimos a sus compañeros de martirio. Allí se pierde, para siempre, su rastro.

“Nos quedamos sin saber dónde están sus restos”, comenta a Público su hermana, Josefa Llidó. Durante las últimas cuatro décadas, esta mujer movió cielo y tierra para tratar de conocer la verdad sobre lo ocurrido con Antonio. Gracias a su lucha, en 2008 la justicia chilena condenó a Contreras y a otros tres agentes de la DNA como responsables del secuestro y desaparición del sacerdote valenciano. “Para nosotros fue un alivio”, reconoce.

Hace pocos días, Josefa recibía la noticia de la muerte de Contreras, “un tipo que hizo todo el daño que pudo y que murió en prisión, con todas las garantías que no tuvieron sus víctimas”. “Él debía saber dónde están los restos de Antonio y de muchos más, pero siempre lo negó”, lamenta esta mujer. Precisamente por eso, el nombre de su hermano sigue formando parte de los largos listados de desaparecidos por el régimen de Pinochet.

“Solidaridad cristiana”

Torturado en las mazmorras de Chile… y olvidado en los templos de España: además de ocultar los documentos relacionados con este caso, el Arzobispado de Valencia jamás ha rendido ningún tipo de homenaje ni reconocimiento a este cura. “Ni la Iglesia de Valencia ni la Conferencia Episcopal Española han hecho ningún gesto de interesarse por la suerte de Antonio Llidó. Nunca ha habido una palabra del Obispo de Valencia de preocupación, o incluso de solidaridad cristiana hacia un sacerdote que murió junto a los pobres de Chile. Nunca hicieron nada”, remarca Amorós.

En su libro, el historiador rescató el testimonio prestado en junio de 2003 ante la justicia chilena por el obispo luterano Helmut Frenz, quien había llegado a entrevistarse con Pinochet para reclamar por la vida de Llidó. “Ése no es un cura, es un terrorista, un marxista; hay que torturarlo, porque de otra manera no cantan”, respondió el soberbio dictador. Era el 13 de noviembre de 1974. Cuatro décadas después, sólo queda el silencio.