Público
Público

La Iglesia ve eutanasia en la retirada legal de la sonda a una anciana

"Toda acción dirigida a interrumpir la alimentación o la hidratación constituye un acto de eutanasia", asegura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Iglesia ha emitido ya su juicio sobre el caso de Ramona Estévez, la mujer de 90 años en coma irreversible a la que el Hospital Blanca Paloma de Huelva ha retirado la sonda nasogástrica. “Es eutanasia”, manifestó el obispo de Huelva, José Vilaplana. “Toda acción dirigida a interrumpir la alimentación o la hidratación constituye un acto de eutanasia, en el que la muerte se produce, no por la enfermedad, sino por la sed y el hambre provocadas”, afirmó Vilaplana en un comunicado.

Ramona fue ingresada el 26 de julio con un derrame cerebral en el Hospital Juan Ramón Jiménez, de donde fue trasladada al Blanca Paloma en estado terminal. Su hijo, José Ramón Páez, de 58 años, solicitó al hospital y a la Junta que, cumpliendo la voluntad de su madre, se le retirara la sonda. “No quería acabar como un vegetal, enchufada”, declaró a Público. “He cumplido su voluntad”, insistió a Efe José Ramón Páez.

La sonda fue retirada con el amparo de la Ley de Muerte Digna, aprobada hace año y medio por unanimidad. Según el consenso médico y según los criterios que inspiraron la ley, este caso no es eutanasia, que, de hecho, queda fuera de la norma. La eutanasia es la conducta que va dirigida a producir la muerte, como una inyección letal.

La retirada de la sonda tampoco es suicidio asistido, que sería el caso de Ramón Sampedro. El caso de esta anciana encajaría más bien con el rechazo al tratamiento, recogido en la ley andaluza.

Vilaplana no entró en estos matices, construidos sobre un amplio consenso científico. “No es deber de un médico suspender la alimentación”, señaló, antes de pedir “al Señor de corazón por los familiares [de Ramona], para que puedan descubrir en ella la fuerza misteriosa de la vida”.

La asociación católica antiabortista Derecho a Vivir, creada por la Plataforma Hazte Oír, presentó una denuncia en la Audiencia Provincial de Huelva para pedir que se le coloque otra vez la sonda a Ramona.