Publicado: 05.12.2014 12:32 |Actualizado: 05.12.2014 12:32

La independencia, la opción preferida de los vascos por primera vez, con un 35%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El respaldo a la independencia de Euskadi alcanzó en el mes de octubre su techo histórico desde 1998, al situarse en el 35% de la población y convertirse, por primera vez, en la opción preferida por los vascos, dos puntos por encima de quienes rechazan esta posibilidad.

Además, según el último Sociómetro del Gobierno vasco, un 51% de los vascos desearía que se celebrase una consulta sobre las relaciones entre Euskadi y el Estado incluso sin la aprobación del Gobierno central, mientras que otro 23% desearía la consulta sólo si el Ejecutivo español la aceptase.

Estos datos aparecen recogidos en el Sociómetro del Gobierno vasco correspondiente a diciembre, en el que —entre otras materias— se ha consultado a la ciudadanía acerca de un posible "nuevo estatus político" para la comunidad autónoma. El estudio, se realizó a partir de entrevistas individuales realizadas entre el 6 y el 13 de octubre. Según se advierte en el propio informe, este trabajo de campo se hizo semanas después del referéndum sobre la independencia de Escocia y durante las semanas previas a la consulta catalana, en las que la cuestión soberanista "estuvo de plena actualidad".

El Sociómetro indica que un 34% de la ciudadanía optaría por un Estado formado por Comunidades Autónomas como en la actualidad, mientras que un 26% preferiría un Estado Federal en el que las comunidades tuvieran más autonomía. Un 25% por un Estado en el que se reconociera a las nacionalidades la posibilidad de ser estados independientes. Con respecto a 2013, se ha reducido ligeramente el porcentaje de quienes optarían por la organización actual y ha aumentado algo tanto el de quienes preferirían un Estado federal como el de quienes optarían por un Estado que reconociera la posibilidad de independizarse.

Un 31% de la población se muestra satisfecha con el Estatuto de Autonomía, un 28% dice estar satisfecho en parte y un 27% se muestra insatisfecho. Un 14% no contesta. Con respecto a 2012, aumentan los porcentajes tanto de quienes están satisfechos (del 25% al 31%) como de quienes no lo están (del 17% a 27%), y se reduce el de quienes dicen estar satisfechos en parte (del 38% al 28%) y el de quienes no opinan (de 19% al 14%).

La mayoría de la población cree que un mayor autogobierno sería positivo para Euskadi: un 55% opina que un mayor volumen de competencias favorecería a la economía vasca, un 60% piensa que sería favorable para el funcionamiento de los servicios públicos. Además, un 52% cree que esta opción sería favorable para la convivencia y un 58%, que sería positiva para la identidad vasca.

Quienes opinan que más autogobierno sería perjudicial se sitúan en torno al 15-20%, y quienes no opinan, en torno a 12-15%. La creencia de que un mayor autogobierno favorecería a Euskadi está más extendida que en 2005.

Un 50% de la ciudadanía opina que el Gobierno vasco está actuando bien o muy bien en el tema del autogobierno, y un 30% que lo está haciendo mal o muy mal, mientras un 20% no contesta.

Ante la pregunta de quién debería decidir sobre el futuro político de una Comunidad Autónoma, un 69% afirma que deberían hacerlo los ciudadanos de esa comunidad; y un 24%, que debería decidir el conjunto de las y los ciudadanos de España. Un 7% no contesta.

Por otra parte, un 72% de la ciudadanía vasca cree que se debería reformar la Constitución para incluir la posibilidad de que las Comunidades Autónomas puedan decidir cómo quieren que sean sus relaciones con el Estado. Respecto a una posible consulta a la sociedad vasca sobre la relación entre Euskadi y España, un 23% desearía que se celebrara, pero sólo si el Gobierno español lo aceptase. Un 51% desearía que se celebrara en cualquier caso, y un 16% no desearía que se hiciera. Un 10% no contesta.

Un 71% de la ciudadanía desearía que se realizara una consulta a toda la población española sobre el modelo de Estado, y un 20% no es partidario de esta opción. Además, el estudio refleja un notable aumento de la actitud favorable a la independencia, que alcanza su techo histórico desde el inicio de la serie histórica del Sociómetro, en 1998. Por primera vez, ésta es la opción que más apoyo obtiene entre la ciudadanía.

De esa forma, un 35% de la ciudadanía se muestra de acuerdo con la independencia, nueve puntos más que hace apenas ocho meses y siete por encima del anterior máximo histórico (28%). Por el contrario, un 33% está en desacuerdo y un 20% dice que estaría o no de acuerdo según las circunstancias. Esta última respuesta ha disminuido de forma notable, ya que ha caído del 32% al 20% desde mayo de este mismo año, quedándose en el punto más bajo de la serie. La actitud de desacuerdo con la independencia no ha variado de manera significativa.