Público
Público

Los indignados 'pinchan' frente al Congreso

La presión policial y la poca afluencia obligan al 15-M a desconvocar un acto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una vez superada la etapa de la Acampada de Sol, los indignados de Madrid intentan mantener vivo el movimiento con acciones concretas, algunas con más respuesta que otras. El martes, alrededor de un centenar de personas pasaron la noche acampados en las inmediaciones del Congreso de los Diputados para recordar a los diputados que 'aprobar por urgencia' medidas 'contra los derechos laborales' no les sería 'tan fácil'. Una vez conocida la aprobación de la reforma de la negociación colectiva, los indignados decidieron volver a concentrarse ayer por la tarde junto a la fuente de Neptuno, a 500 metros de la Cámara.

Sobre las cinco de la tarde, en la cuenta de Twitter de la Acampada de Sol se llamó a los indignados a acudir a las cercanías del Congreso para seguir mostrando su rechazo a la recién aprobada reforma, tal y como llevan haciendo desde la noche del martes.

Sin embargo, la escasa afluencia y la 'intimidación policial', según los convocantes, provocaron que la concentración acabara desconvocándose. 'Cualquier persona que se acerca [a la plaza de las Cortes] es identificada [por la Policía] e invitada' a abandonar la zona', se quejaron los indignados en su cuenta de Twitter tras admitir que habían descon-vocado la protesta 'no por desgaste', sino porque, menos de dos horas después de la hora establecida para la concentración, sólo quedaban 'seis personas' en la plaza.

Por la mañana, una treintena de jóvenes del Movimiento 15-M se trasladaron desde las inmediaciones del Congreso a los juzgados de Plaza de Castilla de Madrid y se concentraron en ese lugar para exigir libertad 'sin ningún cargo' para las personas arrestadas en las manifestaciones convocadas en los últimos meses contra el actual sistema político y económico.

En Granada, un centenar de indignados intentaron evitar un deshaucio en el barrio del Albaicín. Finalmente, en el lugar no se personaron agentes policiales para llevarlo a cabo, pero los concentrados se atribuyeron este hecho a la acción de su protesta.