Público
Público

Ingresa de nuevo en la cárcel el preso que mató a su novia durante un permiso

Maximino Couto intentó, después de matar a su novia, hacer lo mismo con su ex esposa pero no la encontró en su domicilio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Maximino Couto, que el pasado sábado acabó con la vida de su compañera sentimental cuando disfrutaba de un permiso penitenciario, ingresó esta tarde en la prisión pontevedresa de A Lama, según informaron a Efe fuentes judiciales.

Maximino Couto, que cumplía condena en la prisión pontevedresa por amenazas a su ex esposa, mató el pasado sábado a su actual pareja, María José Peso, de 57 años, en Ponte Caldelas (Pontevedra). Fuentes judiciales informaron a Efe de que el juez decretará posiblemente el secreto del sumario.

La semana pasada la víctima acudió personalmente a la prisión de A Lama para hablar con el director y pedirle que le otorgaran a su novio el permiso que había pedido para hacer diversos trámites, y se quejó de que le trataba de forma más dura que a otros presos porque no se le había concedido el tercer grado.

Una vez en libertad, el agresor mató a su novia, se dirigió luego al domicilio de su ex esposa en la parroquia de Mourente, en Pontevedra, pero al no encontrarla agredió con un cuchillo a un matrimonio vecino que había intervenido como testigo en el juicio por el que fue encarcelado y a un policía en el momento de la detención.

El preso llevaba un dispositivo de GPS en su muñeca programado para que se activara una alarma en el momento en el que se acercase a la zona de exclusión establecida, que era las proximidades del domicilio de su ex mujer. Couto tiene una orden de alejamiento tras haber sido condenado a dos años y siete meses de cárcel por amenazarla, informaron a Efe fuentes de Instituciones Penitenciarias.

El Ministerio del Interior ha abierto una investigación para determinar si hubo algún fallo en este dispositivo de localización. Por su parte, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) considera que la ley contra la violencia de género no funciona y que el caso de este recluso pone de manifiesto la 'utilización política' que se ha hecho de los malos tratos a mujeres.